"Voy a grabar una antología con 30 cantes y luego quiero tomarme un descanso"

  • Este artista que este año conmemora sus 50 años sobre los escenarios asegura haber disfrutado mucho cantando y de momento quiere vivir a caballo entre Madrid y Almería, donde tiene una casita

Lleva media vida viviendo en Madrid, aunque su corazón es almeriense. Ha cumplido 50 años en el mundo del cante, recorriendo medio mundo con el flamenco. Ha cantado junto a los más grandes y ha tenido el privilegio de ser dirigido por Von Karajan en Viena. Este año ha decidido grabar una antología con 30 cantes y después probablemente se tome un descanso.

- Se dice pronto, pero 50 años dedicado al cante no es nada fácil.

-He corrido mucho mundo en 50 años y es una maravilla llegar a ellos y además poder contarlo.

-¿Ahora quiere hacer algo especial en su carrera como cantaor?

- Sí, quiero ponerme a grabar ahora en octubre una antología que quiero sacar de 30 cantes en tres cedés. Esto sería el colofón de mi carrera para que quede ahí. Quiero que salga a la venta para la primavera.

-Pero eso conlleva mucho trabajo, imagino.

- Pues sí, porque son muchas horas de estudio y sobre todo tengo que escribir letras. Una vez que acabe esto quiero tomarme un tiempo de descanso. Haré algunas cosas esporádicamente pero más seleccionadas.

-Pero usted se encuentra en un momento maravilloso y muy bien por lo que se aprecia.

-Sí, me encuentro muy bien de momento, aunque soy consciente que puedo pegar un bajón en cualquier momento porque los años están ahí, pero no me gustaría estar y dar pena a la gente, antes de que ocurra eso, me voy. Pero para matar el gusanillo haré algunas cosas.

-El cante ha sido su forma de vivir por la pasión con la que habla de su profesión.

- El cante es mi vida. Sin el cante no soy nada. Hoy sigo estudiando todos los días. Cada día me meto en mi estudio y escucho durante dos horas cante y más cante.

-Con 13 años siendo un niño se fue de Almería. Vaya valor que tuvo.

-Es cierto, aquí no veía posibilidades y me planteé irme fuera. Hoy no se que hubiera sido de mi, si me hubiera quedado. Pero no me arrepiento de nada y si volviera a nacer repetiría todo, porque he vivido momentos muy malos, momentos buenos y momentos maravillosos, pero esa es la vida. He visto medio mundo y encima he sido un privilegiado porque me han pagado por hacer lo que más me gusta, que es cantar.

-Hace unos meses recibió un gran homenaje en el San Juan Evangelista de Madrid. ¿Fue un día inolvidable?

-Sí, sabía que me querían pero no tanto. La gente se volcó conmigo, y estuvieron Mercé, Mayte Martín, Argentina, Arcángel y muchos más amigos. Me tuvieron llorando toda la noche, muy emocionado.

-Es el único cantaor español que ha cantado en la Ópera de Viena dirigiendo la Orquesta el maestro Von Karajan.

-Así es. Esa ha sido la experiencia más importante de toda mi vida. Fue algo que no se puede explicar con palabras ver a Von Karajan dirigiendo la orquesta y a José Carreras como protagonista de la ópera Carmen. Yo iba con el Ballet Español y en el segundo acto me dieron la oportunidad de cantar. Me escuchó Karajan y le encantó la prueba que le hice.

-También les ha cantado a las grandes figuras del baile de este país.

-Sin duda, desde Antonio el Bailarín hasta Antonio Gades pasando por María Rosa, Rafael de Córdoba, Matilde Coral, Mario Maya y Carmen Mora. Yo he tenido la suerte de pillar una época, que para mí es la mejor tanto para el cante como para la danza española.

-¿Dónde está el secreto de su éxito?

-El secreto es ser una persona honesta, trabajadora y seria. Mi padre me enseñó que tenía que ser serio en la vida y llevar un camino honesto. Y eso precisamente es lo que he hecho en mi vida ser una persona que ha cumplido siempre y no me he torcido.

-¿Quienes fueron sus grandes maestros?

- Fosforito, Antonio Mairena, Tomas Pavón, La Niña de los Peines y Manolo Caracol. Esas han sido mis fuentes. Yo tuve la suerte de trabajar con Manolo Caracol en los Canasteros, que era su tablao. Luego estuve trabajando 25 años en Torres Bermejas por donde pasaron los más grandes, desde Camarón hasta Paco de Lucía pasando por La Paquera, Porrina de Badajoz...

-Es que tuvo la suerte de coger una época gloriosa.

-Evidentemente eran unos años donde Madrid era la cuna y los mejores artistas estaban allí y desde la capital de España se iniciaban las grandes giras por toda la península. Recuerdo que pasábamos las horas escuchando en directo a los más grandes. Yo era muy joven pero se vivía el flamenco con una gran intensidad.

-Para un cantaor de amplia trayectoria como usted, como ve actualmente el flamenco.

-Creo que está en un momento muy bueno. Hay una serie de artistas jóvenes en toda España que son el futuro y en Almería además hay un grupo de artistas de un gran nivel. En aquellos años no había nada más que tres o cuatro artistas buenos. Hoy tenemos a María José Pérez, Rocío Segura, Sonia Miranda, Toñi Fernández y Cristo Heredia que tienen una proyección increíble .

-Acaba de jubilarse como profesor del Real Conservatorio de Madrid. Una experiencia interesante en su vida.

-Pues sí, he estado quince años enseñando técnicas vocales y a clasificar los cantes. He dado clase a alumnos con un cierto nivel, y realmente la experiencia ha sido muy interesante y me he sentido muy bien.

-¿Cuánto más flamenco se escucha, mejor se canta?

-El flamenco es algo vivo y hay que aprender cada día. Hay que irse a las raíces y escuchar también a los cantaores.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios