Yamandú Costa fusiona la música brasileña, clásica y jazz en un gran concierto

  • Maravilló con un sonido personal, procedente de su guitarra de siete cuerdas

Comentarios 0

El IX Certamen Internacional de Guitarra Clásica Julián Arcas, organizado por Cajamar, vivió el vierrnes, un magnífico y original concierto por parte de Yamandú Costa, un instrumentista que toca una guitarra de siete cuerdas, y que está lleno de influencias.

Por sentimiento geográfico, pues vive en Río Grande del Sur, un estado brasileño en la frontera con Uruguay y Argentina, y, por convencimiento, al rodearse del violinista Nicola Krassik, que procede del jazz, y Guto Wirtti, contrabajo brasileño. Así juegan con la frontera entre los sonidos clásicos, jazz y la brasileña, y, para darle más sal, con la música popular de Brasil, Argentina y Uruguay.

De esta manera, ofreció durante hora y media un concierto muy personal, casi experimental, en el que Yamandú Costa parecía una prolongación de su guitarra. Ensimismado, y cerrando los ojos, hizo disfrutar la público de un original sonido.

Entre los tres músicos se produjo un diálogo musical, donde afloraron temas como una "Samba gaucha", fusión de la samba con la milonga, o incluso se atrevió con una pieza flamenca. "No existe nada que tenga tanta fuerza como el flamenco", afirmó el artista.

Yamandú Costa estuvo sobre el escenario con su amigo, el reconocido violinista francés Nicola Krassik. El segundo invitado fue el contrabajista Guto Wirtti, el cual vive desde hace algunos años en Río de Janeiro.

Etiquetas

más noticias de CULTURA Ir a la sección Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios