La cantaora Toñi Fernández cierra con un recital clásico el ciclo 'Plazeando II'

Un recital que comenzó con Toñi Fernández a pie de escenario en Plaza Careaga desentrañando con su potente voz la toná-martinete sin acompañamiento guitarrístico y se cerró con una reunión de artistas por bulerías fueron el prólogo y el epílogo de la última cita de los recitales de 2015 de Plazeando, el programa del Área de Cultura del Ayuntamiento y la Asociación de Vecinos Casco Histórico para acercar el flamenco a las plazas del centro de la capital.

Toñi Fernández se presentó ante el público con un traje de volantes beige coralino con mangas cortesanas y prendió con el cante a 'palo seco' a los congregados, que se mantuvieron rendidos a su arte , donde supo conjugar lo más granado del repertorio jondo con un gusto en la trabazón del repertorio, que tomó los derroteros de recital clásico de peña. A modo de giro radical, un serial de letras clásicas por alegrías fue la elección de Toñi para introducir rítmicamente al respetable, que jaleó su gracejo y el preciso toque de 'Niño de la Fragua' y el compás desbordante de Antonio El Malara y Juan Andrés Heredia.

Se tornó la cantaora hacia el cante recogido que es la soleá, donde dolió, que se dice en términos flamencos, como exigen los cánones del estilo, consiguiendo al remate los olés precisos. Tangos de distinto corte volvieron a marcar el ritmo de la tarde y el alborozo del público, lo que hilvanó con varias tandas de fandangos que por distintas escuelas salieron de su voz que pelea cada tercio con fuerza y con gusto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios