El estilismo clasicista de García Baena conquista el premio Reina Sofía

  • El poeta cordobés recibe el prestigioso galardón, dotado con 42.100 euros, en reconocimiento a su trayectoria · El jurado destaca su poderosa personalidad poética

Veinticuatro años después de lograr el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, Pablo García Baena vuelve a ver reconocida su obra con uno de los galardones más relevantes del panorama literario español. El escritor cordobés, de 84 años, logró ayer el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, dotado con 42.100 euros, en su 17ª edición. Este prestigioso galardón, convocado conjuntamente por Patrimonio Nacional y la Universidad de Salamanca, tiene como objetivo reconocer el conjunto de la obra de un autor vivo que, por su valor literario, constituye "una aportación relevante" al patrimonio cultural común iberoamericano y de España.

El poeta señaló poco después de conocer a decisión del jurado que no esperaba el premio y que sentía "mucha emoción al recordar a todos los amigos y a la familia". No obstante, precisó que, a pesar del importante reconocimiento, no sueña con los premios porque no tiene "manía de coleccionar".

Para el escritor cordobés, la importancia del galardón no reside en la cuantía económica, sino en la alegría de que se reconozca la obra en la que lleva trabajando más de 60 años. Esta faceta humilde y humana del poeta también fue destacada por Luis Antonio de Villena, miembro del jurado y admirador confeso del cordobés. "Pablo siempre ha vivido muy retirado, lejos del poder, y por eso nunca ha estado en medio de los premios. Lo suyo es vivir, las noches, la felicidad. Es un poeta en constante búsqueda de la felicidad", dijo.

Villena también afirmó que García Baena es "un gran poeta del idioma, muy estilista", y que precisamente por esa cualidad fue silenciado en una etapa en la que dominaba en España la poesía social. Definió la poesía de García Baena como "muy clásica y con tintes muy culturales", de "una moral muy libre, con orígenes paganos y algún elemento cristiano". Y recordó que el autor de Antiguo muchacho fue el "adalid" en los años 40 del grupo Cántico, nombre de la revista y del movimiento que fundó en 1947 junto con Juan Bernier y Ricardo Molina y que enlazó la generación del 27 con la llamada nueva poesía española.

El poeta recibió la noticia de la concesión del premio en su piso de Córdoba. Con su característica serenidad y su firme lucidez hizo frente al aluvión de llamadas. Pero el poeta, indisimuladamente, estaba ayer feliz. Muy feliz. "Es uno de los premios más importantes de España en el terreno poético y me ha hecho mucha ilusión, 24 años después de ganar el Príncipe de Asturias. Realmente, pensé que ganar el Reina Sofía era casi imposible, había cuarenta y tantos aspirantes y entre ellos poetas de gran categoría", confesó el escritor tras recordar que ya había formado parte del jurado del premio en sus primeros años, en los que ganaron Gonzalo Rojas, Pere Gimferrer, Claudio Rodríguez...

Sobre el papel de la poesía en estos momentos de su vida, García reconoció que tiene algo de amiga y algo de amante: "Una compañera que me proporciona algunos malos ratos, otros buenos y de vez en cuando uno magnífico, como el de hoy. Momentos que borran otros que no fueron tan dulces. La poesía, como toda tarea humana, genera momentos bellos y sinsabores".

El escritor cordobés publicó su primer poemario, Rumor oculto, en 1946, y hace sólo unas semanas apareció en la editorial Visor la tercera edición de su poesía completa, con prólogo de Luis Antonio de Villena. Su último poemario, Los campos Elíseos, fue publicado en 2006. Entre sus obras también destacan Fieles guirnaldas fugitivas, Junio y Gozos para la Navidad de Vicente Núñez.

El jurado estuvo formado por el presidente del Patrimonio Nacional, Yago Pico de Coaña, el rector de la Universidad de Salamanca, José Ramón Alonso, el director de la RAE, Víctor García de la Concha, la directora de la Biblioteca Nacional, Milagros del Corral, y los escritores José Saramago, Luis Antonio de Villena, Jaime Siles y Clara Janés, entre otras personalidades.

Para el presidente del Patrimonio Nacional, que recordó que cinco de los premiados anteriores con el Reina Sofía de Poesía han sido después premio Cervantes, García Baena "es un extraordinario poeta y una extraordinaria persona". "Es un premio muy merecido".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios