Festival de Teatro de El Ejido

Una difícil plaza para hacer teatro

  • Desde el comienzo se ha coincidido en lo complicado del escenario ejidense

Algunos escenarios se presentan como complicados para los artistas de las distintas compañías, pero la razón es inexplicable. Muchos pueden ser los motivos de que un público reaccione de una forma u otra, pero todas las compañías que han actuado en el XXXI Festival de Teatro de El Ejido, coinciden en que es un hueso duro de pelar.

Los primeros que afirmaron la dureza del público ejidense fueron los componentes de Chimichurri. A los miembros de la compañía los habían avisado que se iban a enfrentar a una audiencia muy exigente.

Los Sultanes de la Danza. “Al principio fue un poco difícil, pero después del primer acto casi bailamos todos juntos. Luego, nos animaron bastante y nos gustó actuar aquí”, afirmó el coreógrafo de la compañía turca, Alper Aksoy.

Otros de los que han  sufrido la dificultad del público ejidense ha sido la compañía portuguesa Châpito. Ellos mismos reconocieron que al principio no sabían lo que querían los espectadores allí presentes. Reconocieron que les costó entrar a escena y que había sido un público difícil. Además, también destacaron que su enfermedad fue un factor clave a la hora de poder actuar.

En definitiva,  El Ejido se caracteriza por ser un campo difícil para las compañías en el Festival.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios