A grandes errores, mejores 'humores'

Frases como "en dos palabras: im-prezionante", de Jesulín de Ubrique, o aquella con la que Esperanza Aguirre hizo poner el grito en el cielo a la intelectualidad española afirmando que nunca había leído a "Sara Mago", forman parte de la memoria colectiva de un país donde, si por algo se caracterizan algunos de sus populares, es por ser capaces de realizar declaraciones que, como mínimo, no dejan a nadie indiferente.

Así, Norma Duval puede sentirse muy orgullosa tras haber afirmado que, de contenta que estaba, no salía de su "apoteosis" pequeña confusión lingüística nada comparable con la de la ex Miss España Sofia Mazagatos al referirse a su gusto por los toreros que están "en el candelabro", al dejarse "la piel en el pellejo" o al considerar que París era el "continente" donde, Angelina Jolie y Brad Pitt, tuvieron su primer hijo. Y es que, quien vive más pendiente de su cuerpo que de su intelecto -y pretenda, además, apafsdfrentar lo que no es-, es lógico que tenga "meteduras de pata" tan antológicas como las de Yola Berrocal, que se quedó "descansando" con expresiones como "Menudo cochazo os habéis comprado. Se nota que nadáis en la ambulancia" o "no lo sé, ni falta que me importa".

Por supuesto, no debemos pensar que, todas estas anécdotas, pertenecen exclusivamente al ámbito nacional pues, fuera de nuestras fronteras, algunas celebrities también han dejado "perlas" con las que, como suele decirse popularmente, han logrado que "suba el pan". Y si no, sólo hace falta referir el caso de Britney Spears que, siempre tan despistada, no tuvo inconveniente, durante una entrevista, en afirmar. "Nunca he querido ir a Japón porque no como pescado y sé que, el pescado, no es muy popular en África". Una confusión geográfica tan memorable como aquélla de su compañera de escenarios, la rubia Christina Aguilera, cuando preguntó: "¿Dónde se celebra este año el festival de Cannes?".

Claro que, echando la vista atrás al 2009 que acabamos de despedir, encontraremos en la caída de Jennifer López, durante su actuación en directo en la gala de los American Music Awards, una imagen tan graciosa como fue la posterior explicación con la que la diva quiso arreglar el tropezón sufrido al interpretar su nuevo single, Loubotins. "Estaba planeado", declaró la mujer de Marc Anthony ante un desequilibrio que, en una comparecencia televisiva posterior, se apresuró en asumir como uno de los imprevisibles "gajes de su oficio". Igual que hizo Alaska a quien, a principios del pasado mes de Mayo, pudimos ver en el Palacio de los deportes de Madrid tirada por el suelo en el transcurso de la puesta en escena de Retorciendo palabras. Un "salto mortal" que la artista aceptó con deportividad y por el que también han pasado desde Marta Sánchez a Madonna.

Por todo ello han sido confeccionados listados como el de "los famosos más bobos", categoría ganada a pulso por sus poco coherentes acciones y que ha encabezado una actriz como Lindsay Lohan, "cazada" en varias ocasiones con más alcohol de la cuenta e incluso con restos de cocaína en sus bolsillos. Aparte, parece ser que siembra el escándalo a su paso destrozando, por ejemplo, las habitaciones de los hoteles que ocupa. Otra integrante de este ranking es la recordada protagonista de la serie Sensación de vivir, Tori Spelling la cual, de una herencia paterna calculada en 400 millones de dólares, sólo recibirá uno. ¿En qué habrá errado para quedar en una situación tan "desfavorecida"? Por lo visto, su "mala cabeza" ha provocado que, su propia madre, haya intentado que su situación económica quede peor de lo que, en principio, le hubiera correspondido. Sea como sea, tampoco nos corresponde a nosotros convertirnos en jueces de nadie pues, todo el mundo lo sabe, "quién esté libre de pecado…".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios