Los mejores retratos de Inge Morath en el CAF

  • Mañana lunes se inaugura una exposición de la fotógrafa austriaca donde aparecen personajes conocidos

Comentarios 0

El Centro Andaluz de la Fotografía inaugura mañana una exposición de la austriaca Inge Morath, discípula de Henri Cartier Bresson y Robert Capa, que retrató a personalidades de todos los ámbitos sociales, políticos y culturales de la segunda mitad del siglo XX; de ahí que estos retratos despidan cierto matiz histórico.

Por su cámara pasaron Marilyn Monroe, Igor Stravinski, Jean Cocteau, Picasso, Neruda, Henry Moore y el ambiente intelectual neoyorkino. Estos y otros muchos retratos, hasta llegar a 104 imágenes de gran formato en blanco y negro, podrán verse en las salas del Centro Andaluz de la Fotografía desde mañana lunes 31 de marzo hasta el próximo 18 de mayo.

La exposición será inaugurada mañana por el director General de Museos de la Junta de Andalucía, Pablo Suárez y por el Director del Centro Andaluz de la Fotografía, Pablo Juliá.

La muestra que llega hasta el Centro Andaluz de la Fotografía es una auténtica joya fotográfica, puesto que aparecen muchos personajes conocidos y otros muchos con menos años, y otros muchos ya fallecidos. Morath supo retratarlos como nadie y ese es el legado que dejó esta formidable artista.

Por ello llama la atención una imagen de Luis Escobar muy joven, otra imagen de Henri Cartier Bresson, el fotógrafo del siglo XX que pocas veces posó para fotografiarse, y otras imágenes como Marilyn Monroe.

Inge Morath nació en Graz (Austria) en 1923. Morath recorrió desde niña todo el mundo con sus padres. Esa tradición viajera la conservó hasta el final de sus días, así como su dedicación al reporterismo que cultivó ya desde la juventud.

Estudió en Alemania y Francia, y se licenció en lenguas románicas por la Universidad de Berlín en 1944. Trabajó como traductora para el United States Information Service durante la postguerra. Pero no fue por ahí su carrera ya que su vida dio un vuelco hacia el periodismo primero, y luego hacia la fotografía.

Su primer trabajo en prensa fue para agencias alemanas y austríacas para acabar como editora de la recién fundada agencia Magnum escribiendo los textos de su amigo el fotógrafo Ernst Haas. Fue su contacto con Haas, a quien ayudó y con Capa después lo que la inclinó a hacer fotografías cuando tenía 28 años. A partir de ahí colaboró con Cartier-Bresson y entró en Mágnum en 1953. En esos años comenzaría a labrarse la fama de la que hoy goza: sus reportajes en Life, Paris Match, Holiday Magazine, el Saturday Evening Post o Vogue.

Morath fotografió Irán, Rusia o China, estudió incluso el chino para conocer mejor el país y mantuvo un romance con España, que visitó en 1954 para su reportaje sobre los sanfermines, pero también fue fotógrafa de sociedad: por su cámara pasaron Picasso, Miró, Cocteau y el ambiente intelectual neoyorkino.

Precisamente fotografiando cine conoció a su marido Arthur Miller, encargada, junto a Eve Arnold del rodaje de "Vidas rebeldes" de John Houston. La primera vez que vino a España, fue a Pamplona junto al editor Rober Delpire y la escritora francesa Dominique Aubert para fotografiar los Sanfermines. El trabajo que allí realizaron se publicó en 1955 en el libro Guerra de la Tristeza, que no se editó en España a causa de la censura. Pero Inge Morath volvió con su cámara para recorrer los pueblos de Castilla, el campo extremeño, el Camino de Santiago y, una y otra vez, Pamplona.

Inge Morath falleció el 30 de enero del 2002 a los 79 años dejando un importante legado al mundo de la fotografía periodística.

Tras su muerte la editorial Otto Müller-Verlag publicó la obra póstuma de Morath, Nueva York, que contiene fotografías efectuadas durante este invierno sobre los "monumentos privados" que hicieron los ciudadanos de Nueva York tras los trágicos atentados terroristas a las Torres Gemelas, el 11 de septiembre.

Etiquetas

más noticias de CULTURA Ir a la sección Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios