Un pasacalles de La Duda lleva el teatro clásico al Paseo de Almería

  • Excelente trabajo de la compañía de teatro con un gran vestuario diseñado por Paco Cañizares

Comentarios 1

La XXX edición de las Jornadas de Teatro del Siglo de Oro se inauguró ayer de forma oficial con un gran pasacalles, organizado por La Duda Teatro aunque también participaron los alumnos y alumnas del taller que esta compañía había impartido hace unos días, también para las jornadas, y que ha sido financiado por el Instituto Andaluz de la Juventud.

El vestuario lo había diseñado Paco Cañizares, salvo algunos modelos que elaboraron los alumnos de Modelismo y Patronaje de la Escuela de Artes de Almería.

El itinerario comenzó, a las 19:00 horas en la Plaza del Educador; todo el grupo bajó hasta la Plaza Pablo Cazard, donde representaron unos fragmentos de El Gran Teatro del Mundo, de Calderón de la Barca y luego continuaron por el Paseo de Almería, Plaza Circular, Rambla arriba, hasta la altura del Celia Viñas), Paseo de Almería y Puerta de Purchena donde volvieron a representar la misma escena de Pablo Cazard, luego continuaron Paseo abajo con final en la Plaza del Educador.

El gran teatro del mundo es, junto a La vida es sueño y El alcalde de Zalamea, una de las obras más conocidas de Calderón de la Barca. Esta obra demuestra la pericia del autor en géneros tan diferentes como el auto sacramental, la comedia filosófica o el drama de honor. Traducido y representado innumerables veces, en todo tiempo y lugar, este auto sacramental ha superado los condicionamientos estéticos de la época en que fue escrito para extender con fuerza un mensaje ya conocido desde los clásicos latinos: que la vida no es más que una mera representación en la que hay que hacer un papel determinado que dura tan poco como ésta, y en la que lo importante es «obrar bien»

La estructura del pasacalles contó con dos comitivas: una era La Corte y sus cortesanos y la otra era El Pueblo con los cómicos. Cada una siguió un recorrido distinto hasta confluir en la Plaza Pablo Cazard, desde donde continuaron juntos el resto el recorrido.

El público que se dio cita a lo largo de este pasacalles quedó fascinado por la buena puesta en escena de La Duda y el gran trabajo realizado en cuanto a vestuario por Paco Cañizares. Sin duda, los almerienses que no se habían enterado que las Jornadas de Teatro del Siglo de Oro ya está en marcha se pudo enterar ayer gracias a este pasacalles. Otra parte del público decidió irse al Apolo para ver La Dama Bomba de Micomicón.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios