Una periodista de raza que perdió la vida en su México

  • Rocío González Trápaga, asesinada junto a Ana María Marcela Yarce en México, estuvo varios años viviendo en Almería, participando en la vida cultural

"Era una gran periodista y una excelente persona. En el tiempo que estuvo en Almería viviendo dejó huella. Era una gran profesional, una mujer muy culta que muy pronto se involucró en la vida cultural de la ciudad". Así define María Luz Segovia, presidenta de la Asociación Cultural Celia Viñas a Rocío González Trápaga, asesinada hace unos días en México, junto a otra periodista Ana María Marcela Yarce.

González Trápaga llegó sobre el año 2000 a la ciudad de Almería de la mano de su gran amigo el actor Eduardo Fajardo. Era una mexicana con una gran trayectoria periodista avalada en Televisa en México, que decidió pasar unos años en esta tierra.

En ese tiempo hizo grandes amistades, participó activamente actos culturales y dejó una huella imborrable en todos aquellos que la trataron. Por eso, cuando se enteraron de su muerte tan violenta nadie podía creer que Rocío hubiera corrido esa mala suerte.

De hecho, también se inscribió en la Asociación de Periodistas de Almería, que estos días ha lamentado profundamente su muerte. Rocío González Trápaga y Ana María Marcela Yarce Viveros, ambas periodistas fueron asesinadas y sus cuerpos fueron hallados el pasado día 1 de septiembre en un parque de la capital mexicana.

La Asociación de la Prensa de Almería condena con firmeza la escalada de terror que enfrentan los periodistas en uno de los países más peligrosos del mundo para la profesión y el más mortífero del continente.

Ochenta profesionales de los medios de comunicación han perdido la vida desde el año 2000; seis de ellos eran mujeres. Este doble homicidio ocurre una semana después del asesinato de Humberto Millán Salazar, conductor de un programa de Radio Fórmula y director del diario digital A-Discusión, en el estado de Sinaloa (noroeste).

La autocensura o el exilio son cada vez más las opciones de los profesionales de los medios de comunicación. Las autoridades aún no han puesto en marcha los mecanismos de seguridad para periodistas firmados desde hace cerca de un año. Esperamos acciones concretas en este sentido".

Miguel Ángel Mancera, procurador de Justicia del Distrito Federal, se comprometió a detener a los responsables en el plazo más breve. El jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Marcelo Ebrard, también prometió que se hará justicia. Reporteros Sin Fronteras pide tener información de forma regular de estos altos representantes de los poderes públicos y sus servicios, sobre la evolución y los resultados de la investigación. El móvil de este doble homicidio queda por esclarecer.

Esta tragedia incrementa aún más el sentimiento de terror que inspira la situación mexicana desde el despliegue, en diciembre de 2006, de la ofensiva federal contra el narcotráfico, cuyo balance se eleva hoy en día a 50.000 muertos. El Distrito Federal parecía hasta ahora relativamente al margen de la violencia ligada a este contexto, en comparación con el resto del territorio nacional.

Rocío González Trápaga nació en México D.F., el 22 de mayo de 1961 y residió en Almería durante unos años, estableciendo su residencia en la urbanización "Los Pinos", de Huércal de Almería. Licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo "Carlos Septién García", en 1999, y fue miembro de la Academia Nacional de Comunicación Social de México, desde 1999.

La periodista exasociada a la AP-APAL fue analista de la presidencia de la República de México desde 1981 a 1999. realizó producción de noticieros, redacción y reportera de Televisa y también co-conductora de "Eco". Asimismo realizó el programa de radio "Rompiendo el silencio", en Radiomil. Colaboró con México.com, "Quien" y con la revista "Escenarios". Actualmente ejercía el periodismo libremente en México.

González Trápaga, recién llegada a Almería, hace unos diez años, se asoció a la AP-APAL donde permaneció como socia colaboradora hasta su regreso a México, hace unos seis años.

María Luz Segovia y todo el entorno de la Asociación Cultural Celia Viñas ha mostrado estos días su tristeza por la muerte de Rocío González. "Era una persona excelente que dejó muy buenos amigos en esta tierra. No se merecía este trágico final. Desde Almería lamentamos su muerte y le mandamos un abrazo muy fuerte a todos sus familiares".

Rocío en su larga estancia en Almería siempre se mostró muy contenta de haber conocido la ciudad. Estuvo viviendo en Huércal de Almería durante largo tiempo hasta que un día decidió regresar a su México natal.

También han impactado mucho en España las fotografías que han distribuido las agencias de noticias donde aparece Rocío González amaniatada y amordazada en el parque donde apareció el cadáver.

"Es muy duro ver a una persona que estaba en la flor de la vida asesinada de esa manera. Parece mentira, pero ahora mismo lo que me pide el cuerpo es llorar. Todavía recuerdo la fotografía que nos hicimos una feria vestidas con traje de gitana", recordaba ayer María Luz Segovia.

"Ahora sólo me queda rezar por ella", se lamentaba Mari Luz que pasó largas jornadas de conversación y charla con una periodista de raza, con una mujer irrepetible. Almería llora su muerte.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios