Una profesora de la UAL prepara un libro con una selección de piropos

  • Nieves Gómez López lleva mucho tiempo haciendo un trabajo etnográfico con la participación de muchos informantes · Aunque parece que el piropo estaba en desuso lo cierto es que cada vez son más originales

Comentarios 1

La Profesora Titular del departamento de Didáctica de la Lengua de la Universidad de Almería, Nieves Gómez López está preparando una publicación que se centrará en los piropos. "El trabajo etnográfico sobre piropos comencé a hacerlo con cierta desconfianza y pesimismo, ya que daba por hecho que el piropo estaba en extinción".

"Ese discurso poético (a veces en prosa), requiebro, palabra, expresión, opinión, dicho o sentencia elogiosa de las cualidades físicas y morales de una persona, que puede ir acompañado de algún silbido provocador, o de gestos de besos, pero siempre a una cierta distancia y sin que se establezca ningún tipo de contacto físico, exhalaba su último suspiro ante una muerte inminente", explica.

Por el contrario, durante el desarrollo del trabajo de campo, los informantes le hicieron ver a Nieves Gómez la luz de la sabiduría popular ancestral continuada y actualizada en aquellos a quienes no les importa la edad -mayores y jóvenes-para expresar esos pensamientos y sentimientos de forma estética, cariñosa o romántica a veces, humorística en otras y obscena en muchas ocasiones, aunque no carentes de habilidad lingüística y de máxima expresividad.

Inevitablemente, los informantes, le hicieron caer en la cuenta de que los piropos en la actualidad forman parte de un imaginario colectivo con ciertas innovaciones o ruptura de ciertos moldes siempre refiriéndose a la tradición o al pasado.

"Si antes los piropos se dirigían tradicionalmente a las mujeres, o se decían sobre todo en Andalucía, ahora comprobamos que también se dirigen a los hombres y que se siguen manifestando oralmente en toda la geografía española, concretamente en la costa mediterránea. Muchas son las mujeres que juegan oralmente o por escrito con el piropo para dirigirse a los hombres, dejando en la ambigüedad la verdad escondida (reírse, jugar o expresar sus sentimientos o pensamientos más puros o más impuros)", asegura.

"Si antes se solían decir en las calles o a través de la poesía (coplas líricas populares), ahora además se recogen en la llamada literatura de carpeta o entre algunos sectores grupales juveniles (reuniones de amigos y amigas), a través de internet, o de viva voz entre los trabajadores del gremio de albañiles al pasar una mujer junto a una obra en construcción generalmente (y que -según dicen las jóvenes entrevistadas- son los más auténticos)", aclara la profesora.

"Si antes, por lo general, la emisión del piropo por un hombre no obtenía ninguna respuesta de la mujer destinataria, aunque ésta sí podía exteriorizar gestos de desagrado o de rechazo ante él, ahora, con la equiparación legal del hombre y la mujer en derechos y dignidades, puede que sí obtenga respuesta libremente y sin tapujos", concluye Nieves Gómez.

Para el mes de abril del próximo año se espera que aparezca ese libro con una selección de piropos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios