El público pasó con la comedia 'Tres' en Roquetas hora y media entre risas

  • Las actrices del reparto hicieron una gran interpretación, aunque estuvo soberbia Aurora Sánchez con un papel de viuda hecho a su medida · La comedia vuelve a triunfar en el Teatro Auditorio

Hora y media de carcajadas se vivieron el pasado sábado en el Teatro Auditorio de Roquetas de Mar. En el escenario una comedia titulada 'Tres', dirigida por Juan Carlos Rubio con tres actrices veteranas y un actor joven. Sobre las tablas

Kiti Mánver, Nuria González, Aurora Sánchez y el joven Octavi Pujades. La historia increíble con un final más sorprendente todavía. Eso sí, fue hora y media que se pasó muy rápido, señal de que gustó mucho.

Y es que el Teatro Auditorio de Roquetas ha optado por el género de la comedia para que el público pase un rato divertido y agradable y se olvide de otras penas. Así fue el sábado con 'Tres' una comedia que supo entretener y que hizo al público reír, una de las mejores terapias para superar la crisis.

La obra tiene momentos donde se deja entrever qué es una familia y qué no lo es, a qué se puede llamar locura y a qué no. Aunque la risa y la diversión superan a todo, hay un claro mensaje en la obra, y es que en la vida se puede conseguir todo, aunque en muchas cosas uno se pueda equivocar.

La obra narraba el reencuentro de tres amigas -una soltera, otra divorciada, y una última viuda- tras una treintena de años sin verse. En esta reunión recuerdan buenas y malas experiencias y dan cuenta de la soledad en la que viven, ya que uno de sus mayores deseos, el de ser madres, no se ha visto cumplido.

A partir de ese momento buscarán al hombre ideal para que deje embarazadas a las tres. Su objetivo comienza a hacerse realidad cuando conocen al personaje interpretado por Octavi Pujades, que parece ser la persona perfecta. Sin embargo, no todo es lo que parece y Pujades dejará entrever su cara no tan amable.

Cuando todo parece indicar que las tres amigas embarazadas lo tienen todo muy claro, surge la duda de una de ellas con respecto a sus otras dos amigas, al considerar que han mantenido relaciones con el donante de semen, rompiendo un pacto en el que solo iban a ser fecundadas por indemnización y nunca tendrían contacto con el donante. Pero la sorpresa final es aún mayor, puesto que descubren que el donante no es el que ellas habían elegido, sino se trata de un chico de alquiler, que fue comprando por dos de las amigas.

Un enredo final que sorprende a todos, pero que sirve para que el humor se adueñe del patio de butacas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios