Un libro rescata la vida, la labor y la historia de 'Orberá, el obispo'

  • Manuela González, ha presentado su obra en Vélez-Rubio, muy vinculado a la trayectoria de Orberá por la beata Dolores R. Sopeña y las Misioneras Claretianas

"Por y para las Siervas de María". Este es el motivo principal que le ha llevado a Manuela González Ruiz a escribir el libro 'Orberá, el obispo', presentado esta semana en Vélez-Rubio por su autora, acompañada en esta ocasión por la alcaldesa, Isabel Navarro, la concejala de Cultura, María Pérez, el cura párroco, Francisco Ruiz, y las hermanas superioras de las Damas Catequistas y de las Misioneras Claretianas de Vélez-Rubio.

Un libro en el que, adentrándose en la historia, la escritora narra la vida de José María Orberá y Carrión destacando los últimos diez años, de 1876 a 1886, una etapa que le despertó "una extraordinaria admiración por su inagotable labor con pobres, enfermos, niños y niñas". Para Manuela González, el Obispo Orberá ha sido "el obispo más importante que ha tenido la provincia de Almería, fundador de congregaciones, construyó el convento de las Siervas de María y un colegio para necesitados". Así, en su libro destaca aspectos de la vida de Orberá como el hecho de que desde su Valencia natal trajo a las Hermanitas de los Ancianos Desamparados. Desde Tudela, en Navarra, a la Compañía de María, construyendo un convento, que hizo las veces de Monasterio e Iglesia. También desde Sevilla se trasladaron las religiosas filipenses para recoger a las jóvenes que vivían en la calle y consiguió que las Claras y las Puras recuperasen sus antiguos conventos-monasterios. Este es el caso de Vélez-Rubio, ya que fue el Obispo Orberá el que mandó a las Misioneras Claretianas a este municipio.

Una vida que se van entrelazando en la obra con otras de la importancia de Nicolás Salmerón, la beata Dolores Rodríguez Sopeña, Jesús Pérez de Perceval, Ciriaco María Sancha y Hervás, Santa Soledad Torres Acosta, José María Rubio Peralta, Diego Ventaja Milán, etc. Todo ello junto al recuerdo especial con la dedicatoria de este libro a Juan López Martín, archivero de la Catedral de Almería, "por la ayuda incondicional para la realización de este libro". Dedicatoria compartida con la Congregación Siervas de María, por aportar toda la documentación necesaria.

Manuela González es sobre todo pintora, autora de más de treinta exposiciones, se considera ante todo retratista. De hecho fue el encargo de pintar un cuadro de Santa Soledad Torres Acosta la que le acercó a la vida del Obispo Orberá y más tarde a escribir este libro. La escritora recibió en el acto de presentación de su libro en Vélez-Rubio palabras de reconocimiento y agradecimiento, ya que todo lo que se recaude con su venta será para la Congregación de las Siervas de María.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios