El torero Julio Aparicio, muy grave tras una cogida en Las Ventas

  • El sevillano sufrió el embiste del primer toro de la tarde, que le destrozó el cuello

Comentarios 0

Llegaba a Madrid tras cortar dos orejas en la plaza francesa de Nîmes. Ayer por la tarde, en Las Ventas, todo presagiaba una tarde dorada para el diestro sevillano Julio Aparicio. No obstante, mientras toreaba al primer toro de su lote, una escalofriante cornada le ha destrozado el cuello, dejándole muy grave. Fue a mitad de la faena de muleta, tropezó y cuando se estaba levantando del suelo, el morlaco le clavó el pitón en la barbilla, atravesándole la boca. Debido a la importancia de la herida, fue trasladado a la enfermería, donde la rápida actuación de los sanitarios, que le taponaron de inmediato la hemorragia, como la operación de emergencia a la que fue sometido, impidieron males mayores. Fue trasladado al hospital 12 de Octubre y según el parte médico emitido por los profesionales que le han atendido, "tiene herida por asta de toro en la región submandibular con trayectoria ascendente que penetra en la cavidad bucal, atravesándole la lengua, llegando al paladar, con fractura del maxilar superior y su pronóstico es muy grave". El animal que ha dejado herido a Aparicio era jabonero, de la ganadería de Juan Pedro Domecq y se llamaba Opíparo. Tras la cogida, ha seguido con un mano a mano entre Morante de la Puebla y El Cid.

El accidente ha ocurrido en Las Ventas, una plaza en la que el sevillano es muy querido y en la que se confirmó de la mano de José Ortega Cano y con Jesulín de Ubrique como testigo. Esta temporada, los expertos aseguran que estaba recuperando su mejor estilo, su buen hacer delante del toro y la fuerza que le caracteriza. Además destaca por su juventud y su temple.

Etiquetas

más noticias de CULTURA Ir a la sección Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios