Cartas Británicas

raúl piñeiro

La papeleta de Corona

Vaya por delante una aclaración: siempre he creído que el Almería crecería cuanta más gente de fútbol tuviera formando parte del mismo. Los jugadores que se vayan retirando, deberían tener cabida en el organigrama, siempre y cuando el puesto fuera el correcto, y no impuesto. Así, creo que con Soriano nos colamos, ya que darle el primer equipo y plenos poderes en la planificación fue demasiado. Soriano debería haber cogido algún equipo de la cantera. Hacer una transición desde los terrenos de juego a los banquillos y esperar su momento para hacerse cargo del primer equipo. Con Corona, pues es un poco más de lo mismo. Chirría que el director deportivo del club sea un exfutbolista sin experiencia, mientras que Lozano, que lleva más tiempo en esto, pasa a ser asesor deportivo. Como digo, Corona no me sobra en la estructura del club, aunque es normal que tenga dudas más que razonables tras su nombramiento. Es una papeleta o un papelón, según se mire, pero esperemos que su profesionalidad y su amor a los colores le permitan hacer un buen trabajo y, al contrario que le sucedió a Soriano, deje amistades y sentimentalismos a un lado. Porque a Corona le toca hacer lo que Soriano tuvo que haber hecho hace un año. El Almería necesita limpiar la caseta de punta a cabo y construir una plantilla que rompa con el pasado, donde no haya rencillas heredadas. Ramis, bien lo sabe, y por eso su continuidad seria idónea, y lo ideal sería que contara con el beneplácito de la nueva comisión deportiva que lidera el Mago Corona. A partir de aquí, el genial exfutbolista tendrá que hacer de tripas corazón y tomar ciertas decisiones que quizás pueden traicionar su amistad, pero que se antojan fundamentales para el futuro de la entidad y la propia credibilidad del flamante director deportivo. Si queremos romper con el pasado y cambiar las cosas, el primero que tiene que desmarcarse de esos tiempos es el propio Corona. Lo bueno es que sus escuderos Ibán Andrés y Raúl Lozano van a estar al quite, por si acaso. Que tengan suerte…

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios