Editorial

Una gestión nada competente

L A gestión que ha hecho el ministro de Sanidad, Bernat Soria, de la crisis producida a raíz del aviso de la UE sobre la presencia de partidas de aceite de girasol procedentes de Ucrania que están contaminadas de hidrocarburos ha sido deficiente y contradictoria. La alerta sanitaria decretada el viernes pasado se tradujo en una recomendación a los consumidores de que no comprasen aceite de girasol, pero no fue seguida de la prohibición expresa de su venta. Dos días más tarde, el Ministerio levantó la alerta, pero, incomprensiblemente, no hizo pública la lista de las marcas que habrían utilizado dicho aceite ucraniano, sino la de aquellas que por usar productos nacionales no habían resultado contaminadas, dejando al consumidor la tarea de verificar qué aceite deben comprar y cuál evitar. Para más inri, el ministro de Sanidad anunció que aquellos ciudadanos que tuvieran en su despensa botellas de girasol de las marcas "infectadas" pueden usarlo sin temor, puesto que en el proceso de refinado al que se somete al aceite el riesgo para la salud que podría suponer era seis veces inferior al del mínimo peligro posible.¿En qué quedamos, pues? ¿Hay riesgo sanitario o lo ha habido alguna vez? Parece que en esta ocasión, probablemente por influencia de episodios graves del pasado, como el caso del aceite de colza adulterado, la autoridad ha pecado por exceso. Aparte del desconcierto de los consumidores, la alarma de estos días puede haber causado serios perjuicios a un sector relevante de la producción y distribución agraria española, cuya recuperación en materia de confianza pública es hoy por hoy imprevisible. Hay que recordar que el Estado, o sea, los contribuyentes, ha tenido que indemnizar a los productores de orujo por las medidas drásticas adoptadas en su día por la ministra de Sanidad Celia Villalobos. Decididamente, el científico Soria ha gestionado mal el ejercicio de una de las escasas competencias que le quedan a su Ministerio en la España descentralizada.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios