Cambia de instituto por las agresiones homófobas de cuatro compañeras

  • El Frente de Liberación Gay mantiene que el motivo del acoso es la homosexualidad de la menor. Una de las presuntas acosadoras dice que la chica afectada "exagera".

Una menor de 13 años de Sabadell (Barcelona) seha visto obligada a cambiar de instituto desde el IES del Vallès a un nuevo centro por las agresiones de cuatro de sus compañeras de clase.

El motivo de las agresiones, que presuntamente podrían consistir en amenazas con navajas y otras formas de violencia, podría ser la homosexualidad de la víctima, explicó el Frente de Liberación Gay, que dará apoyo a la concentración que se celebrará contra la homofobia delante del IES del Vallès este viernes a las 13.15 horas, según ha avanzado hoy La Vanguardia.

Una de las menores que presuntamente agredió a la chicaha afirmado hoy a la salida del instituto que la víctima "exagera" sobre los tratos violentos que recibía. "No saben de la misa la mitad", ha dicho en relación a la confirmación de los actos violentos por parte de sus compañeros. Además, ha desmentido que la homofobia fuera el motivo de sus disputas, ya que, según ha asegurado, "desde P3" tiene un "amigo gay". "A mi eso --la orientación sexual-- me da igual", sentenció.

Algunos de los ex compañeros de clase de la menor reconocieron que habían visto empujones e insultos entre las niñas. Además, aseguraron que las agresoras, que tildaron de "conflictivas", fueron recientemente expulsadas una semana del colegio por otro motivo.

El portavoz del Front d'Alliberament Gay de Catalunya (FAGC), Eugeni Rodríguez, ha explicado que las chicas le hacían "la vida imposible" a la agredida después de conocer sus orientaciones sexuales. Al parecer, descubrieron que era lesbiana porque en un cuaderno había dibujado un corazón con dos nombres de chicas --el suyo y el de una de las agresoras--.

La primera agresión, según Rodríguez, se produjo en octubre en la puerta del instituto. Entonces se presentó la primera denuncia --a dos de las chicas-- y también provocó el cambio de centro de la víctima. Sin embargo, sólo una de las menores denunciada tiene más de 14 años, por lo que su denuncia es la única que puede prosperar. El caso lo lleva la Fiscalía de Menores.

El portavoz del FAGC insistió en que la agredida no debería ser quien cambie de centro tras la agresión. Por todo ello, dirigieron una denuncia al Síndic de Greuges, que se reunirá esta tarde con el Ayuntamiento para tratar el caso.

Para el FAGC, la reacción del colegio desde esta primera agresión fue la de "alinearse" con las chicas, por lo que pidió a la Inspección de la Generalitat que abra un expediente a la directora por su proceder, ya que no impuso "medidas correctivas", pese a que las menores portaban navajas.

Por su parte, fuentes de la Conselleria de Educación, que ha mantenido varias reuniones desde enero con la madre de la menor, reiteraron que la actuación del IES del Vallès fue "correcta en todo momento", y que tras el cambio de centro la menor asiste a clase con "normalidad" en otro colegio del municipio.

Además, apuntaron que no tienen constancia de las agresiones, ya que ninguna se produjo dentro del centro, ni tampoco de que haya una relación causal entre la violencia y la homosexualidad de la chica.

Según explicaron fuentes policiales y cercanas al caso, la madre de la menor, Isabel M., presentó el 31 de octubre la primera denuncia por una falta de amenazas a su hija por parte de dos alumnas. Pocos días después, los Mossos recibieron otra denuncia contra estas mismas menores y otra menor por otra falta. Un día más tarde, fue la madre la víctima de las amenazas y denunció a una cuarta persona.

Justo esos días, la madre pidió el cambio de centro escolar de su hija y presentó una instancia al Ayuntamiento. No obstante, no hizo constar el motivo. Desde el Consistorio le recordaron que el periodo de preinscripción ya había pasado, por lo que tenía que alegar un cambio de domicilio o una razón de fuerza mayor.

La progenitora explicó entonces que el motivo eran las agresiones de las compañeras, aunque no precisó que el móvil era la condición de la menor de lesbiana. Los servicios territoriales de la Conselleria de Educación se hicieron cargo del caso y poco después la menor fue trasladada a un centro concertado de la ciudad.

Una vez en la escuela, la madre volvió a presentar una instancia explicando las agresiones y pidiendo una ayuda económica para sufragar los gastos de la nueva escuela y los libros de texto. Educación aseguró que atendería la demanda.

No fue hasta la última semana de noviembre que un colectivo de gays y lesbianas se dirigió al ayuntamiento para hacerle conocer que las agresiones a la niña habían sido motivadas por su condición de lesbiana. Desde entonces, la madre no se ha vuelto a dirigir al Consistorio. No obstante, en febrero, la adolescente volvió a ser víctima de una agresión por parte de las mismas ex compañeras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios