Condenado por distribuir "porno" infantil

  • El imputado grababa con cámaras ocultas a la hija de su compañera sentimental, y distribuía el material por internet.

Un hombre ha sido condenado a ocho años y medio de cárcel por grabar con cámaras de vídeo ocultas a una menor, hija de su compañera sentimental, en el domicilio que los tres compartían, así como por distribuir material de pornografía infantil por internet.

En el mismo procedimiento, juzgado en la Sección Primera de la Audiencia de Guipúzcoa, otro hombre ha sido condenado a dos años y medio de prisión por compartir material pornográfico de menores a través de la red con otros pedófilos.

Ambos acusados han sido juzgados en la misma vista, a pesar de no tener relación entre ellos, porque los dos fueron detenidos en el marco de una misma operación policial contra la pornografía infantil desarrollada simultáneamente en distintos puntos de España bajo la dirección de la Fiscalía Especial para los Delitos Informáticos.

Durante el juicio celebrado en San Sebastián, las defensas de ambos acusados han llegado a un acuerdo con el Ministerio Público, que ha accedido a rebajar su petición de condena después de que los procesados reconocieran su responsabilidad en los hechos que se les imputan.

De esta manera, el principal inculpado deberá cumplir un total de ocho años y medio de reclusión, seis de ellos por un delito de distribución de pornografía infantil con las agravantes de que en algunos de los vídeos aparecían menores de trece años y de que en ellos se reflejaban actos de violencia y abusos sexuales.

El tribunal le ha impuesto asimismo otros dos años y medio por un delito de revelación de secretos con vulneración de la intimidad de una menor, a la que deberá indemnizar con 6.000 euros, y con la que no podrá comunicarse ni acercarse durante otros cinco años, además de pagar una multa de 1.800 euros.

Los hechos atribuidos al principal acusado sucedieron en fechas sin concretar, aunque anteriores al 15 de octubre de 2007, cuando la Policía registró su vivienda y localizó los citados archivos de pornografía infantil.

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, este procesado había instalado cámaras de vídeo en el baño de la vivienda y en el dormitorio de la hija de su compañera sentimental, "con la finalidad de grabar subrepticiamente escenas de la vida íntima de la menor, sin su conocimiento" para usarlas en "su propio disfrute sexual".

Este imputado también había compartido medio millar de archivos de pornografía infantil con otros usuarios de internet.

Por su parte, el segundo de los acusados intercambió en internet grabaciones de pornografía infantil que fueron descubiertas por la Policía en su ordenador el 15 de octubre de 2007.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios