Contratiempo en la ISS por un problema médico

  • El astronauta alemán Hans Schlegel sufrió ayer alguna clase de indisposición, lo que retrasará el primer paseo espacial

El transbordador estadounidense Atlantis se acopló el sábado a la Estación Espacial Internacional (ISS) sin problemas, aunque la NASA decidió postergar 24 horas la primera caminata espacial destinada a instalar el módulo europeo Columbus en el laboratorio orbital. El astronauta alemán Hans Schlegel, uno de los siete tripulantes del Atlantis, está indispuesto y no podrá participar, hoy, en la primera de las tres salidas orbitales previstas, según indicó un funcionario de la NASA.

John Shannon, director de la misión, explicó sin dar detalles que Schlegel no se encontraba bien y que, en su lugar, saldrá el astronauta estadounidense Stanley Love. "Es algo privado", señaló Shannon. "Su vida no está en peligro", agregó, asegurando que el incidente "no tendrá ningún impacto en los objetivos de la misión" y que oficialmente Schlegel aún participará, como lo previsto, en la segunda salida espacial, ahora postergada al miércoles próximo.

Sin embargo, medios norteamericanos especularon con la posibilidad de que Schlegel, de 56 años, haya sufrido algún episodio relacionado con el llamado mal del espacio, resultado de una mala adaptación a las situaciones de ausencia de gravedad, caracterizado por cuadros de desorientación, náuseas y vómitos.

Por su parte, la Agencia Espacial Alemana (DLR) confirmó en su centro de Oberpfaffenhofen que Schlegel ya se encuentra en "perfecta forma". El alemán, según la DLR, podría participar en la segunda caminata.

El director de vuelo del transbordador, Mike Sarafin, señaló que se está trabajando "en dos asuntos técnicos, uno un fallo informático; el otro, un pequeño rasguño en el escudo térmico" del transbordador, dijo. La NASA había indicado tras el lanzamiento el jueves del Atlantis que se había desprendido algo de espuma aislante tras el despegue.

La NASA tiene 11 misiones de abastecimiento y construcción pendientes para completar la ISS antes de retirar su flota de transbordadores en 2010. La agencia espacial norteamericana indicó que el Columbus será un importante centro de experimentos biológicos, físicos y de materiales que ampliará la capacidad científica del complejo. El Columbus, que será instalado a estribor del módulo Harmony, sobre el eje central de la ISS, con una vida útil de 10 años, tiene una longitud de siete metros con un peso de 10,3 toneladas en tierra. Su cuerpo principal, así como sus estructuras secundarias, han sido fabricadas con aleaciones de aluminio y sus superficies están cubiertas con varias capas aislantes para mantener la estabilidad termal. Aunque es el más pequeño de los laboratorios de la ISS, tiene un volumen y potencia similares a los demás. A ello se agrega el hecho de que viaja con una carga de 2.500 kilogramos de instalaciones y equipos. Esas instalaciones incluyen el Biolab para experimentos con microorganismos, cultivos celulares y de tejidos biológicos, plantas y animales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios