El Defensor del Pueblo investiga la fuga de la central de Ascó

  • Los técnicos irán a Gerona a medir la radiactividad en los niños que estuvieron de visita

Ante la posibilidad de que los visitantes de la planta nuclear de Ascó pudieran verse afectados por la fuga que la central sufrió el pasado mes de noviembre, tanto la Oficina del Defensor del Pueblo, como su análogo en Cataluña, el Sindic de Greuges han abierto sendas actuaciones de oficio para buscar responsabilidades. Por su parte, las entidades ecologistas catalanas quieren medidas más drásticas y exigen que se cierre la central nuclear y que se le retire la licencia de explotación, ya que se trata de un suceso "importante" que merece una fuerte sanción.

El Sindic ya está recabando información y preguntará además al Defensor del Pueblo, ya que la seguridad nuclear es competencia estatal, si tiene previsto iniciar una actuación de oficio por este suceso y, en caso de no ser así, le sugiere hacerlo. De momento, desde esta oficina que dirige Enrique Múgica se anunciaba ayer la puesta en marcha de investigación informativa sobre el suceso y que ha pedido al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) la remisión urgente de un informe.

Por el momento, y para protección de los visitantes que en el periodo posterior a la fuga de noviembre estuvieron en la central, una unidad móvil de Ascó se desplazará a una de las escuelas que estuvieron en la central, el Colegio Maristas de Gerona, para que se realicen revisiones a los 44 alumnos que podrían estar expuestos a una contaminación. Según explicó ayer el director del centro escolar, Robert Serra, "estamos tranquilos, ningún alumno o profesor ha sufrido nada de nada desde la visita". Sin embargo, Serra criticó que si la planta conocía el suceso no "tenían que haber dejado que fueran" los alumnos.

Entidades ecologistas catalanas como el Gepec, Ecologistas en Acción y Ecologistas de Catalunya (EdC) reclamaron que se clausure la central. Según los ecologistas, el suceso debe ser declarado de nivel 3, a pesar de que el CSN ya lo había elevado al 2.

Técnicos del CSN empezaron a inspeccionar ayer el exterior de la central después de que el miércoles se informase de la detección de nuevas partículas en las instalaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios