Esteller: "El 80% del genoma no son genes, sino otras secuencias de ADN"

  • Esteller ha recibido el premio Fundación Lilly de Investigación Biomédica clínica 2009 por sus estudios sobre el distrés respiratorio agudo.

El 80 por ciento del genoma "no son genes sino otras secuencias de ADN", según ha indicado el investigador del ICREA Manel Esteller, quien ha sido galardonado con el Premio Fundación Lilly de Investigación Biomédica Preclínica 2009, dotado con 200.000 euros que dedicará a descifrar un epigenoma del cáncer.

Este científico, director del programa de Epigenética y Biología del Cáncer del Instituto de Investigaciones Biomédicas Bellvitge (IDIBEL), se ha manifestado así durante una rueda de prensa conjunta con Andrés Esteban de la Torre, jefe de servicio de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario de Getafe (Madrid), quien a su vez ha recibido el Premio Fundación Lilly de Investigación Biomédica Clínica 2009, por sus estudios sobre el distrés respiratorio agudo, un síndrome que se detecta en 60 de cada 100.000 habitantes y que causa la muerte a la mitad de los afectados.

Manel Esteller ha explicado que la genética es "como el abecedario de la vida, de las células", mientras que la epigenética "sería la ortografía, la gramática, la que da un significado al genoma".

En el genoma, los genes son desactivados por la metilación, lo que se acentúa con exposiciones medioambientales de forma excesiva al tabaco o al Sol, y con ciertas dietas, mientras que la acetilación los activa.

Por eso, según el experto, "podemos tener genomas iguales y enfermedades distintas; el medio ambiente deja unas marcas químicas en nuestro genoma; algunas son heredadas y nos permiten crecer y envejecer, y otras pueden alterarse en patologías".

El científico ha dicho que confía en que "la epigenética alcanzará otras disciplinas como las enfermedades cardiovasculares y las neurodegenerativas, por ejemplo el alzheimer, en donde hay mucho por hacer", desde el punto de vista de la epigenética.

Con el dinero del galardón, Esteller, aparte del marcarse el reto de descifrar un epigenoma completo del cáncer, estudiará cómo las alteraciones epigenéticas en una célula sana la convierten en tumoral.

Además, se centrará en el desarrollo de biomarcadores epigenéticos para diagnosticar mejor los tumores así como para predecir el pronóstico y la respuesta a la quimioterapia.

Asimismo, intentará buscar nuevas dianas con tratamientos farmacológicos (ya existen cuatro fármacos epigenéticos para su uso en enfermos de cáncer con leucemias y linfomas).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios