Industria y consumidores acusan al Ejecutivo de una alarma "injustificada"

  • Sanidad anunció ayer la suspensión de las medidas adoptadas en relación con los lotes de aceite de girasol puestos a la venta · El Gobierno cree que hay evidencias de un "fraude voluntario"

La Asociación Nacional de Industriales Envasadores y Refinadores de Aceites Comestibles (Anierac) destacó ayer que la medida del Gobierno de retirar todo el aceite de girasol puesto a la venta en España por riesgo de estar contaminado ha sido "injustificada, exagerada y drástica".

El presidente de Anierac, Pedro Rubio, insistió en que hoy por hoy todo el aceite de girasol que los consumidores encuentren en los lineales garantiza plenamente la seguridad alimentaria. Para reforzar esta garantía desde la industria se ha decidido reforzar los análisis y han puesto en marcha un protocolo de calidad que supone volver a analizar todas las partidas y lotes de aceite de girasol puestos a la venta.

Por su parte, el portavoz de la Federación de Consumidores en Acción (Facua), Rubén Sánchez, acusó ayer al Ministerio de Sanidad de "no haber dicho toda la verdad" en la alerta alimentaria del aceite de girasol. A esta "falta de transparencia" se suman, según Sánchez, las distintas versiones que han ofrecido varios responsables gubernamentales, como el ministro de Sanidad, Bernat Soria, quien ha asegurado que no existe riesgo de toxicidad aguda, mientras que otros hablan de toxicidad crónica o de riesgo epidemiológico, algo que "no tranquiliza mucho", matizó.

Tanto asociaciones de consumidores y de agricultores criticaron además que Sanidad no ofrezca a la población las marcas que han resultado afectadas y a las empresas que, para su beneficio, utilizan productos baratos y sin garantías procedentes de terceros países.

Ayer, Bernat Soria, compareció ante la prensa para explicar la actuación de su departamento, muy cuestionada por el alcance de las medidas adoptadas y suspendidas en apenas 72 horas. Así, defendió que la actuación estuvo en todo momento dirigida a "evitar cualquier riesgo" para la población poniéndose siempre "en la peor de la hipótesis".

El ministro de Sanidad aseguró que todo el aceite de girasol disponible en el mercado es "seguro para la salud", si bien su departamento sólo ofrece garantías de la cuarta parte de las marcas que se venden en España.

La lista publicada por el Ministerio de Sanidad contiene las marcas que a día de ayer habían certificado a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) que sus lotes puestos ayer en el mercado no contienen aceite de girasol importado de Ucrania. Soria confesó que Sanidad había analizado 200 de las 800 marcas de este producto que "no tienen riesgo".

Aunque el presidente de la Aesan, Félix Lobo, precisó que hasta dentro "de dos o tres semanas" no se emitirá "una lista fiable de productos no conformes, que pudieran dar toxicidad" y reconoció que "pueden quedar flecos" en el vaciado sanitario.

El responsable de la Aesan corroboró que "cada vez hay más evidencia de que se ha tratado de un fraude, de una adulteración voluntaria fuera de nuestras fronteras". Lobo justificó la entrada de 125 toneladas por carretera desde Francia a Barcelona en que se habían falsificado los certificados de calidad avalados por las autoridades de Ucrania, un país del que "España importa una gran cantidad". De hecho, dijo que "existen sospechas de que podrían haber entrado otras 7.000 toneladas importadas de Ucrania por operadores españoles en cuatro barcos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios