La ONU alerta de la falta de fondos en la lucha contra la mortalidad infantil

  • El 97% de los fallecimientos anuales se concentran en 68 países · Harían falta al menos 10.000 millones de dólares adicionales por parte de la comunidad internacional para conseguir reducirlos

Comentarios 1

3.500

La lucha mundial contra la mortalidad de recién nacidos y madres carece de fondos suficientes, según un informe de Naciones Unidas dado a conocer esta semana en Ciudad del Cabo (Sudáfrica).

Para disminuir significativamente las más de diez millones de esas muertes que se producen cada año en los 68 países más afectados, harían falta al menos 10.000 millones de dólares adicionales, revela el documento.

En 2006, la comunidad internacional ofreció 3.500 millones de dólares (2.200 millones de euros) para esa causa, apenas un tres por ciento del gasto mundial en ayuda al desarrollo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), unos diez millones de niños mueren cada año antes de cumplir cinco años. En ese periodo mueren además medio millón de mujeres durante el embarazo o el parto.

La reducción de la mortalidad infantil en dos tercios y de la muerte de parturientas en tres cuartos hasta el año 2015 forma parte de los llamados Objetivos del Milenio de Naciones Unidas.

El estudio, titulado Cuenta regresiva hasta 2015, examina en qué estadio se encuentran los países más afectados de cara a esos dos objetivos.

El 97% de los casos de mortalidad infantil y de parturientas se concentra en 68 países. Según el informe, publicado ya parcialmente en la revista médica británica The Lancet, aunque un cuarto de estos países está en el buen camino, el panorama no es homogéneo.

Así, mientras que en China, el país con mayor densidad de población, el tratamiento médico a lactantes y madres ha mejorado notablemente, la situación en algunas partes de África ha empeorado. Allí, la pulmonía, la malaria y la diarrea son los causantes de más de la mitad de las muertes. Entre 2000 y 2003 perdieron la vida 17 millones de niños debido a estas enfermedades.

Lo mismo ocurre al comparar los países con mejores y peores resultados: por ejemplo, en Perú se ha conseguido reducir la mortalidad infantil más de dos tercios desde 1990 mientras que en Botsuana, asolado por el sida, se ha duplicado.

Además de Zimbabue, sus vecinos países en vías de desarrollo presentan una situación igual de negativa. Al panorama ya de por sí difícil causado por el sida se unen allí una crónica alimentación deficiente, falta de personal médico bien formado, elevados costos sanitarios y una enorme caída de los ingresos.

"Doce países africanos registran un aumento de la mortalidad infantil desde 1990, sobre todo debido a la epidemia del sida y a conflictos". La carencia de ayudantes bien formados para casos de emergencia durante el parto y para el cuidado de los bebés que nacen enfermos también es difícil de superar en otros países, en total en el 79% de los investigados. De media, sólo una de cada dos mujeres en los estados analizados recibió asistencia durante el parto.

Entre los países con mejores resultados figuran Brasil, Bangladesh, México e Indonesia. No obstante, sólo tres países (China, Haití y Turkmenistán) han mostrado avances significativos desde que comenzó la Cuenta regresiva hasta 2015. Principalmente, se produjeron mejoras en cuanto a vacunas de niños y asistencia a embarazadas.

Los autores del estudio exigen sobre todo una financiación permanente de las medidas de seguridad, además de una mayor ayuda a las embarazadas antes y durante el periodo de gestación y tras el parto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios