El Papa pide a la Iglesia de EEUU un "tiempo de purificación"

  • Benedicto XVI celebró ayer el tercer año de su pontificado con una homilía en la catedral neoyorquina de San Patricio, donde congregó a 3.000 religiosos

El papa Benedicto XVI instó ayer a la Iglesia estadounidense a comenzar un "tiempo de purificación" tras el escándalo de los abusos sexuales a menores por parte de algunos curas, en la homilía que pronunció en la misa en la catedral de San Patricio de Nueva York.

Este acto religioso se considera un momento histórico, pues aunque Pablo VI y Juan Pablo II visitaron la catedral más grande de Estados Unidos durante sus respectivas visitas a Nueva York, no celebraron el rito religioso como ayer lo hizo su sucesor.

Entre aplausos y gritos de "viva el Papa", el pontífice -que ayer cumplió el tercer año de su elección al frente de la Iglesia Católica- fue recibido por 3.000 sacerdotes, diáconos y otros religiosos en la catedral, tras escuchar las palabras de bienvenida del arzobispo de Nueva York, cardenal Edward Egan.

Poco antes, a las puertas de la catedral, el Obispo de Roma bendijo el templo y fue recibido por el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg y su esposa, que asistieron al oficio, en el que el Papa se refirió a los desafíos que la Iglesia en general, y la estadounidense en particular, tiene que afrontar.

Durante la homilía dedicada a los representantes religiosos de la Costa Este de Estados Unidos, el Papa retomó el escándalo de los sacerdotes pederastas, que dijo han causado "tantos sufrimientos". Recordó que durante este viaje ya habló del "daño" que causó a los fieles, y especificó que en esta ocasión, quería expresar a los sacerdotes y religiosos su "cercanía espiritual" y ánimo para afrontar "los continuos desafíos surgidos por esta situación".

Pidió entonces al clero estadounidense, que llegue ahora "un tiempo de purificación para cada uno y para cada iglesia y comunidad religiosa, y también un periodo de sanación".

La misa, celebrada en inglés y con la lectura de alguno de los pasajes en español o portugués, entre otros idiomas, fue retransmitida en directo por los principales canales nacionales de la televisión estadounidense.

Finalizada la misa en San Patricio, el Papa salió a saludar a los 5.000 fieles a los que la archidiócesis de Nueva York repartió entradas para escuchar y ver la homilía mediante dos pantallas de televisión gigantes ubicadas a ambos lados de la catedral.

Benedicto XVI inició después el recorrido en papamóvil hasta la residencia del nuncio, y desde el vehículo saludó a los católicos neoyorquinos y a los muchos turistas y visitantes que se han desplazado para la ocasión.

Su primer viaje a Estados Unidos concluye hoy con una visita a la zona cero en el sur de Manhattan, devastada por los atentados del 11 de setiembre de 2001, y una misa multitudinaria en el estadio de béisbol de los Yankees.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios