Piden diez años de cárcel para una madre por violar a su hijo de once años

  • La imputada, que tiene problemas psiquiátricos, ha negado que abusara del niño y únicamente admitió que habitualmente dormía junto a sus dos hijos.

Comentarios 1

La fiscal pide 10 años de cárcel para una madre acusada de violar a su hijo, cuando tenía once años, si bien la mujer, que tiene problemas psiquiátricos, ha negado que abusara del niño y únicamente ha admitido que habitualmente dormía junto a sus dos hijos en su casa de Sabadell (Barcelona).

En la sección vigésima de la Audiencia de Barcelona se ha celebrado el juicio contra María Teresa P.P., acusada de un delito de abusos sexuales, que ya fue condenada en 2005 por una falta de maltrato al mismo hijo.

Los hechos juzgados ocurrieron a finales de abril de 2002, cuando la mujer, que ya se había separado del padre de los niños, violó a su hijo mayor, según mantienen la fiscalía y la acusación particular, que piden 10 años de cárcel y una indemnización de 100.000 euros.

En su declaración de ante el tribunal, María Teresa P.P. ha negado haber abusado de su hijo "en ningún sentido" y se ha limitado a reconocer que cuando los dos niños estaban en su casa dormían los tres en la misma habitación.

La mujer, que ha sido tratada de problemas psiquiátricos como delirios, depresión, desborde emocional y periodos psicóticos, ingresó por voluntad propia pocos días después de la supuesta agresión sexual en un centro psiquiátrico, donde estuvo un mes y medio, y desde entonces ya no ha vuelto a ver a sus hijos.

El niño, que ha declarado a través de videoconferencia y a puerta cerrada, ha ratificado ante el tribunal que su madre la violó, según han informado fuentes judiciales.

El menor se encuentra bajo tutela de la Generalitat porque el padre decidió acudir a la Administración ante los problemas de conducta que tenía el chico, que incluso, tras ser objeto de los abusos sexuales, violó a su hermano pequeño, según ha explicado el padre.

En un relato estremecedor, Luis S., el padre del niño, ha explicado que su hijo tardó casi un año en contarles que había sido víctima de abusos sexuales porque estaba muy afectado y tenía miedo a su madre.

En un primer momento, el niño desveló los abusos sufridos a la pareja de su padre, que le conminó a que se lo contara directamente a Luis S.

"En un principio me negué a creer semejante barbaridad y le dije que no hacía falta que inventara cosas para quedarse con nosotros, porque ya llevaba un año con nosotros y ya no podía volver con su madre, que tenía una orden de alejamiento", ha rememorado el padre.

No obstante, Luis S. acabó creyendo a su hijo ante la insistencia, crudeza y verosimilitud de su discurso.

El padre llevó entonces a su hijo a una psicóloga, que emitió un informe en el que subrayaba que no apreciaba "fabulación" en la explicación del niño.

Sin embargo, tardó casi dos años en denunciar estos hechos, porque, según su versión, no quería ahondar en el sufrimiento de su hijo, que visitaba regularmente el psicólogo debido al estrés provocado por los malos tratos, el abuso sexual y el divorcio de sus padres.

En este sentido, Luis S. ha admitido que, para proteger a su hijo, tampoco denunció en su día las agresiones físicas que la mujer infligía al niño, como cuando, según su versión, le ponía la cabeza dentro de la lavadora o cuando lo encontraba con la nariz ensangrentada cuando lo iba a buscar a casa de la madre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios