Unos 300.000 ancianos sufren algún tipo de maltrato en España

  • Los expertos en medicina familiar calculan que el 5% de este colectivo sufre esta situación, que no suele ser denunciada por la dependencia emocional del maltratador.

Un total de 300.000 ancianos españoles, aproximadamente el 5% de este colectivo, sufre algún tipo de maltrato, que en la mayoría de los casos no denuncian por depender emocional o económicamente de su agresor. Ésta es alguna de las conclusiones de las Jornadas de Actualización en Medicina de Familia organizadas, durante ayer y hoy en Mallorca, por la Sociedad Española y Balear de Medicina de Familia y Comunitaria  (semFYC Y SBMFIC) con la colaboración del Instituto de Formación Novartis.

Según los expertos, el progresivo envejecimiento de la población contribuirá a que este problema "aumente aún más en los últimos años". Asimismo, en España se calcula que uno de cada cinco homicidios de ancianos se produce en el seno de la familia. El maltrato por negligencia, o por omisión de cuidados, es el más frecuente con un 49% de los casos, aunque también se producen abusos psíquicos (30%), sexuales y económicos (30%) y físicos (25%).

El doctor Luis Aguilera, presidente de semFYC, señaló que "es fundamental seguir trabajando para que la violencia producida en el hogar "deje de ser un asunto privado". A este tenor, recomendó cursos y talleres para los profesionales sanitarios con el fin de dar "una respuesta eficaz de abordaje e intervención" y, sobre todo, identificar un caso de maltrato a través de la entrevista clínica. "Se cree que sólo se detectan el 10-15%  del total de todos los casos existentes", afirmó.

Para evitar una situación de maltrato antes de que se produzca, es preciso conocer los factores de riesgo que presentan tanto el potencial maltratador como el futuro maltratado. En el caso de la persona mayor, las posibilidades de sufrir malos tratos aumentan a medida que empeora su deterioro físico y psíquico. 

Otros factores importantes son los antecedentes familiares del mayor. Según el coordinador del Grupo de Atención al Mayor de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), el doctor Juan Manuel Espinosa en familias donde madres o padres han sido maltratadores, "con más frecuencia ellos mismos van a recibir posteriormente abusos". Por otra parte, el aislamiento social, relacionarse sólo y exclusivamente con el cuidador, "también elevan el riesgo de sufrir maltrato", explicó.

Respecto al cuidador, los médicos también deben saber si depende económicamente de la persona que cuidan, si padece algún trastorno o enfermedad y, sobre todo, si presenta algún problema de adicción a las drogas. 

A veces se observa lo que el doctor Espinosa denomina 'lealtad vertical': "Los hijos que han sido maltratados por sus padres tienen más predisposición a ser maltratadores. Aunque no se puede hablar de un perfil definido de cuidador que maltrata, sí contamos con una regla nemotécnica que conviene tener en cuenta: 'SAVED'. La S corresponde al estrés del cuidador; la A es de alcoholismo o abuso de drogas; la V hace referencia a antecedentes de violencia en otras relaciones; la E viene del riesgo de claudicación del cuidador porque se siente solo y sin apoyos; y la D de dependencia, que puede ser económica, emocional o incluso física".

Desde el punto de vista psicológico, los médicos especifican tres tipos de maltratadores: los hostiles, "maltratados previamente por el anciano que ahora cuidan"; los autoritarios, "intransigentes con las incapacidades de la persona mayor"; y los dependientes económicamente del anciano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios