Ocho años de cárcel para los miembros del Arca de Zoé

  • El tribunal parisino ha adaptado al derecho francés la pena impuesta a los cooperantes en Chad ya que en Francia no existen los trabajos forzados.

Los seis miembros de la ONG Arca de Zoé condenados en Chad a ocho años de trabajos forzados por el intento de secuestro de 103 niños vieron conmutada su pena por la de ocho años de prisión en Francia.

Así lo decidió el Tribunal Correccional de Créteil, a las afueras de París, encargado de adaptar al derecho francés la pena impuesta por los magistrados de Yamena el pasado 27 de diciembre, toda vez que los trabajos forzados no existen en el derecho galo.

El Tribunal francés siguió la indicación de la Fiscalía y no entró en el fondo del asunto, ya juzgado en Chad, y se limitó a hacer aritmética judicial para transponer la condena chadiana.

Consideró que el delito de "secuestro de niños para comprometer su estado civil" por el que fueron condenados en Yamena se corresponde con el de "secuestro de menores de 15 años" que figura en el derecho galo y que puede ser condenado hasta con la cadena perpetua.

Según el tribunal, los cooperantes no sufrieron en Chad una denegación flagrante de la justicia.

La decisión del Correccional fue recibida con gritos de protesta de los familiares de los acusados presentes en el tribunal y que consideraron "vergonzosa" la decisión.

La Fiscalía había señalado durante la vista que la justicia francesa no estaba autorizada a volver a juzgar a los acusados, en virtud de los acuerdos judiciales con Chad que posibilitaron que los condenados fueran trasladados a Francia.

La defensa denunció la "mascarada" de proceso que vivieron en Chad y consideraron la condena de sus clientes como "injusta".

Uno de los condenados, la enfermera Nadia Merimi, no asistió a la lectura del veredicto.

Los abogados de los condenados afirmaron que recurrirán la sentencia.

Un eventual indulto sólo puede ser pronunciado por el presidente chadiano.

El pasado 28, dos días después de su condena en Chad, los seis miembros del Arca de Zoé fueron repatriados a Francia, en virtud del acuerdo de cooperación judicial de 1976 entre París y Yamena, que permite a los condenados en un país cumplir su pena en el otro, y fueron encarcelados en la prisión de Fresnes (afueras de París).

Habían sido arrestados el pasado octubre en Abéche, en el este de Chad, cuando se disponían a embarcar en un avión español a 103 niños con rumbo a Francia, donde les aguardaban familias de "acogida".

La ONG describía a los niños como huérfanos de la provincia sudanesa de Darfur, cuando, en realidad, casi todos eran chadianos y con familia.

La justicia francesa mantiene abierta otra investigación judicial contra tres de los detenidos por un presunto delito de estancia irregular de menores, ejercicio ilegal de la actividad de intermediario con vistas a adopciones y estafa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios