Un atraco muy largo

  • El asalto a una sucursal de una filial venezolana del BBVA se salda sin heridos y con la entrega de los delincuentes

Final pacífico y negociado para el secuestro iniciado el pasado lunes en una sucursal del Banco Provincial, filial del BBVA, en la localidad venezolana de Altagracia de Orituco. Entre los rehenes, que incluían tanto empleados de la entidad como clientes, se encontraban tres mujeres de nacionalidad hispano venezolana. Se trata de una madre y sus dos hijas, finalmente liberadas gracias a la decisión de las autoridades, que cedieron a la petición de los cuatro secuestradores otorgándoles una ambulancia con la que huir junto al botín y cinco rehenes. Posteriormente, los rehenes fueron liberados y los delincuentes se entregaron a la Policía.

La crisis comenzó a solucionarse a las 15.00, en los relojes locales, cuando partió la ambulancia con los secuestradores y los rehenes de la sede del Banco Provincial en Altagracia de Orituco. Se ponía fin así a una situación que mantuvo desplegados frente al banco durante largas horas a efectivos fuertemente armados, mientras varios helicópteros sobrevolaban el lugar y los familiares se agolpaban confiando en lograr una solución pacífica y sin heridos.

La emisora Radio Caracol entrevistó a captores y rehenes y éstos señalaron la existencia de 46 retenidos. No obstante, la Policía rebajó la cifra hasta una treintena. Durante el tiempo que duró el cautiverio, se produjo la liberación de varias de las personas que permanecían encerradas, todas ellas en buen estado de salud.

La exigencia de los atracadores pasaba por el envío de una ambulancia a las puertas de la sucursal, para huir con el botín y algunos rehenes en garantía, según confirmó tanto el gobernador del estado, Eduardo Manuitt, como uno de los asaltantes, identificado como Ricardo ante la emisora citada. Finalmente, las autoridades optaron por ceder a estas pretensiones para evitar males mayores, de tal forma que el vehículo abandonó la sucursal conducido por uno de los rehenes y con aquellos retenidos que se habían ofrecido voluntariamente para acompañar a los atracadores: Vanesa Saavedra, Fulgencio Rodríguez, Antonio Pumache, Ana Fortuna García e Izta Dales, según informaciones de El Universal.

Aunque no dieron detalles de la ruta exacta que seguirían, el gobernador Eduardo Manuitt detalló que se dirigieron hacia el Oeste, con el compromiso de dejar en libertad finalmente a la totalidad de las personas, lo que finalmente cumplieron antes de entregarse.

En cuanto partió la ambulancia, el foco de atención se centró en la entidad, donde apenas segundos después acudió una marabunta de familiares, periodistas y curiosos para comprobar el estado de los rehenes. Todos los asaltantes fueron identificados por la Policía, dado que realizaron su acción a cara descubierta, llevaban armas cortas y consumieron alcohol durante el secuestro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios