El 98% de los conductores detenidos tras la reforma penal lo fueron por alcoholemia

  • La velocidad en carretera se ha reducido entre 2 y 4 kilómetros por hora en los últimos cuatro años · Hasta el pasado 31 de enero han perdido el carné por haber agotado todos los puntos 4.760 personas

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró ayer que el 98 por ciento de los 3.119 conductores detenidos tras la entrada en vigor de la reforma del Código Penal en materia de seguridad vial, el pasado 2 de diciembre, fue por exceso de alcohol. Así, 3.058 fueron sancionados por superar las tasas de alcohol y 61 por rebasar los límites de velocidad. "Con la reforma penal no se trata de meter a la gente en la cárcel, sino de prevenir los accidentes", apostilló.

Rubalcaba hizo balance de las medidas emprendidas en materia de seguridad vial por el Gobierno en esta legislatura, durante su intervención en el Pleno del Consejo Superior de Tráfico, órgano consultivo formado por representantes de comunidades autónomas, ayuntamientos, asociaciones de automovilistas, sindicatos, asociaciones de víctimas y demás entidades vinculadas a la seguridad vial.

Rubalcaba también anunció ayer que la cifra de fallecidos en accidentes en las carreteras españolas el pasado mes de enero ha sido de 175 muertos, de modo que, según dijo, es la primera vez desde que se dispone de estadísticas que en este mes se baja de los 200 muertos. "Es el segundo mejor mes en la historia de nuestra siniestralidad vial", subrayó el ministro, que indicó que en noviembre de 2007 se registró la cifra más baja: 172 fallecidos.

Rubalcaba señaló que en los últimos cuatro años el número de fallecidos en las carreteras ha descendido un 32 por ciento, al pasar de 4.029 en 2003 a los 2.741 de 2007, 1.288 muertos menos. "Son datos dramáticos porque son muchos, pero buenos porque son menos (los fallecidos)", apostilló.

El ministro hizo un repaso de las líneas de actuación de su departamento durante estos cuatro años y ha destacado los ejes en los que se ha centrado la política sobre seguridad vial.

En este sentido explicó que se ha doblado el número de controles preventivos de alcoholemia pasando de 2,5 millones en 2003 a más de 4 millones de pruebas en 2007 y con un resultado de 4,2 por ciento de positivos en 2003 a 2,4 por ciento de positivos en 2007. Sobre el cinturón de seguridad destacó que su nivel de uso en carretera es del 93 por ciento en los asientos delanteros y del 75 por ciento en los traseros, unas cifras "similares" a los estándares europeos.

El titular de Interior se refirió también al exceso de velocidad, causa fundamental de la siniestralidad -según recordó-, y subrayó que se conduce entre 2 y 4 kilómetros por hora "más despacio" que hace cuatro años. También destacó que el Ejecutivo, para reducir la velocidad, instaló en 2007 un total de 500 radares fijos, y añadió que en las próximas semanas comenzará a funcionar en pruebas el Centro Estatal de Tratamiento de Denuncias Automatizadas (Estrada), que posibilitará la tramitación de expedientes de sanción por las infracciones captadas por los radares.

Rubalcaba apuntó que hasta el pasado 31 de enero 4.760 conductores han perdido el permiso de conducir por haber agotado ya todos los puntos y 3.735 conductores han pasado por los 818 cursos de reeducación vial realizados para la recuperación de puntos.

El ministro del Interior se refirió al nuevo plan especial de seguridad vial para motos que tiene como objetivo reducir los accidentes -en el año 2007 el número de motoristas fallecidos en las carreteras aumentó un 30 por ciento-, aunque dijo que hasta el próximo verano no se verá si da resultados. Y anunció que su departamento estudiará poner en marcha un plan especial para proteger a los ciclistas, reclamando a los conductores "que no olviden que pueden llevar una bici al lado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios