La crisis duplica los despidos por maternidad

  • Muchas mujeres tampoco pueden acceder al mundo laboral por estar embarazadas.

La crisis económica ha duplicado el número de los despidos  de mujeres por causa de maternidad, situándose en el 37 por  ciento. Pero además, un 12 por ciento de ellas no pueden acceder  al mundo laboral por el mero hecho de estar embarazadas. Estos  son algunos de los datos desprendidos del estudio 'Mobbing  maternal en España' elaborado por la Fundación Madrid tras  analizar las 30.000 llamadas recibidad en 2008.

Según este estudio, el 'mobbing maternal' se ejerce en  España en un 41 por ciento en PYMES, un 24 por ciento en la  empresa pública, un 27 por ciento en grandes empresas y empresas  multinacionales y un 2 por ciento en empresas familiares. 

El perfil de las afectadas es el de una mujer joven de clase  media, de entre 25 y 30 años, con un contrato temporal  principalmente, y estar embarazada o ser madre soltera con  responsabilidades familiares, con bebés a su cargo menores de un  año.

En este sentido, el embarazo, la baja por maternidad, la  reducción de jornada o el planteamiento de querer tener familia,  repercute negativamente en la continuación del contrato laboral  o bien dificulta el acceso al empleo. Además, el estudio  demuesta que una de cada cuatro mujeres gestantes sufren, además, violencia doméstica, especialmente durante el cuarto mes  de su embarazo. 

Ante estos datos, y en el contexto de una semana tan representativa como la del Día Internacional de la Mujer, el  presidente de la Fundación Madrina, Conrado Giménez, señala que  "la Administración Pública debe aportar soluciones y  alternativas de apoyo reales a las "mujeres madres"  trabajadoras, quienes quedan en soledad y desamparo ante esta  situación de vulnerabilidad; los datos confirman que el mayor  abuso que sufre la mujer es por el hecho de ser madre, y que sus  hijos son el fruto, triunfo y tributo de su libertad como  muchas ellas mismas reconocen.

Las conclusiones del estudio señalan que el embarazo se ha  convertido en un factor de riesgo, y la maternidad en un  factor de desigualdad y exclusión social para la mujer madre,  pasando a ser la maternidad un producto planificado de consumo o una "commodity", un recurso escaso y caro, limitado a unos  pocos. "La consecuencia es que en nuestro país se tenga que importar maternidad con los procesos masivos de adopción, siendo  el segundo país del mundo G-2 en adopciones internacionales,  después de EE.UU", indica la experta.

En cuanto a las consecuencias empresariales y económicas, Fundación Madrina destaca que en España "estamos perdiendo talento femenino, ya que la "mujer madre trabajadora aporta intangibles tan valiosos a la empresa como responsabilidad,  productividad, madurez, creatividad y fidelidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios