El 40% de las mujeres confiesa tener problemas con las tallas de la ropa

  • El sistema de patronaje que recomienda el estudio debería contemplar la medida del pecho, la cintura y la cadera.

Comentarios 14

"Voy a pedir que se olviden de las tallas", dijo este jueves el  ministro de Sanidad y Consumo. En el futuro, en las tiendas no  buscaremos unos pantalones o una camisa de la 38 ó la 42, porque  utilizaremos "un nuevo lenguaje", indicó Bernat Soria. Elegiremos  la ropa según unos nuevos códigos, calculados en torno a cuatro  parámetros: la altura y las medidas del pecho, la cintura y las  caderas de las mujeres. Esa es la propuesta que el Gobierno español  ha presentado a la industria textil, del comercio y la  distribución, y que ahora quiere llevar a la UE, para acabar de una  vez por todas con los problemas que tienen cuatro de cada diez  españolas para encontrar tallas, pese a que el 86.1 por ciento  tiene un peso saludable. 

La propuesta llega después de la realización de un estudio  antropométrico de la población femenina residente en España en el  que han participado 10.145 niñas y mujeres de entre 12 y 70 años de  59 localidades a las que, por un sistema láser, se les han tomado  120 mediciones de su cuerpo. La primera conclusión ha sido clara:  Existen tres morfotipos generalizados: Diábolo, campana y cilindro.  El primero, con pecho y caderas más anchas y cintura más estrecha,  es el que tiene el 39 por ciento de la población. El segundo,  cilindro, al que responde el 36 por ciento de la población,  corresponde a un cuerpo de pecho, caderas y cintura de medidas  similares, un morfotipo que predomina más entre las jóvenes. El  tercero, campana, se corresponde con el 25 por ciento de las  mujeres y supone una figura en la que las caderas son más anchas  que el pecho, con predominio entre las mujeres de más edad.

El 86.1 por ciento de las mujeres tiene un índice de masa  corporal (el resultado del peso en kilogramos dividido por al  altura en centímetros al cuadrado) saludable, según los parámetros  de la OMS. Hay un 12.4 por ciento de la población, especialmente  entre las mayores de 50 años, que tiene obesidad; y otro 1.4 por  ciento, sobre todo entre las jóvenes, que está en situación de  delgadez moderada o severa.

Por su parte, el 41 por ciento de las participantes en el  estudio ha confesado tener problemas con las tallas de la ropa, la  mayoría (el 43 por ciento) por encontrarlas pequeñas para su cuerpo  y un 22 por ciento por encontrarlas grandes.

Nueva ley

Soria aseguró que ahora estos datos "pueden ser útiles en el  sector textil y de la confección", de manera que se pueda llegar a  un patronaje adaptado a esos morfotipos y "se mejore en el ajuste  de la indumentaria". Se trata, en definitiva, de acabar con las  tallas tal y como las conocemos hoy día, de acuerdo a una normativa  de hace 36 años. "Vamos hacia la desaparición de la Ley de 1972,  que el 40 por ciento de las ciudadanas dice que no es útil, y hacia  una nueva forma que se aproxime al máximo a sus necesidades", y que  en el futuro "se traducirá en una norma", señaló Soria.

En cualquier caso, el camino es largo. El Gobierno primero ha  presentado la propuesta a la industria del diseño, la confección,  la comercialización y la distribución. Y después pretende que  presentarla ante la UE, con la intención de "empezar a trabajar en  un código europeo" y que la normalización de tallas no sea sólo  cosa de España, explicó el ministro. De momento, este jueves se  reunión con representantes de la Asociación de Creadores de Moda,  la Federación Española de Empresas de Confección, el Consejo  Intertextil, la Agrupación Española de Géneros de Punto, El Corte  Inglés, Cortefiel, Mango, Carrefour e Inditex, para presentarles  los resultados del estudio. Todo ello podría demorar la llegada del  nuevo código un "mínimo" de 1 ó 2 años, aunque Soria advirtió de  que no se pueden poner plazos sin contar con el sector.

Los morfotipos surgidos de este estudio, que se desarrollará  también con hombres en la próxima legislatura, no sólo tendría  aplicaciones en la ropa, sino también en un diseño más ergonómico  del mobiliario o incluso en material quirúrgico.

Resultados

El estudio desvela que las españolas más altas son las chicas  de entre 18 y 19 años, con 162,6 centímetros de media. Las más  jóvenes avanzan progresivamente desde los 157,7 de las niñas de 12- 13 años hasta los 161,6 de las de 16 y 17. A partir de la veintena,  la altura se sostiene hasta los treinta años. A partir de esa edad,  las mujeres españolas son cada vez más bajas hasta la medida de  154,7 centímetros de media del grupo de entre 60 y 70 años. Como  conclusión, la población femenina española crece un centímetro cada  década, de manera que las chicas de hoy son un centímetro más altas  que hace diez años y dos más que hace veinte.

En el aspecto sociológico, el 70 por ciento de las consultadas  está satisfecha con su cuerpo, mientras que otro entre 15 y 17 por  ciento no lo está, en el caso de las jóvenes por delgadez y de las  mayores por sobrepeso. El 70 por ciento de las mujeres con delgadez  severa está satisfecha con su cuerpo, un dato que Soria consideró  preocupante. Por su parte, el 54 por ciento de las mujeres con  sobrepeso está a gusto con su físico, aunque el porcentaje decrece  según crecen los kilos.

La realización del estudio, que ha coordinado el Ministerio de  Sanidad y Consumo y el Instituto Nacional de Consumo, y en el que  han participado el CSIC, la Universidad Complutense de Madrid, la  Servicio de Atención al Ciudadano y el Instituto de Biomecánica de  Valencia, ha costado 1.5 millones de euros de las arcas públicas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios