El número de motoristas muertos en carretera crece más del 30% en 2007

  • Los guardarraíles duplican el riesgo de fallecer en accidente, según un informe · Interior pondrá en marcha a lo largo de este año 19 medidas, criticadas por los moteros, para reducir la siniestralidad

El riesgo de morir en accidente de tráfico en moto es 17 veces mayor que en turismo, según el informe de 2007 del Consejo Europeo de seguridad en el transporte. En 2007, el total de fallecidos por accidente de tráfico ha descendido un 9 por ciento, mientras que el número de motoristas muertos ha aumentado un 31,6 por ciento, según datos del Ministerio del Interior y de la Dirección General de Tráfico (DGT).

Entre 2003 y 2007 las cifras de siniestralidad en carretera para todos los vehículos se han reducido un 32 por ciento. En el caso de los ciclomotores, el descenso ha sido del 37 por ciento. Por el contrario, en las motocicletas la siniestralidad se ha incrementado un 83 por ciento.

La alarma saltó el pasado mes de julio cuando los fallecidos por accidente de moto aumentaron un 58 por ciento con respecto al mismo mes del año previo. Esta tendencia al alza se mantiene hasta la actualidad de forma que, de enero a diciembre de 2007, ha habido 423 moteros muertos, 97 más que en el mismo período del año anterior (31,6 por ciento).

Las cifras de muertos y heridos graves de motocicleta, que no de ciclomotor, aumentan tanto en zona urbana como en carretera. En los últimos años el número de muertos en carretera ha crecido un 38 por ciento y en zona urbana un 12 por ciento. La franja con más siniestralidad es la de las motocicletas de 500 centímetros cúbicos o más, que registraron el 75 por ciento de las víctimas mortales.

La infraestructura, señalización, adherencia del pavimento, entre otros, son elementos que influyen de una manera u otra en los accidentes de tráfico. Así, los guardarraíles multiplican casi por dos el riesgo de los motoristas de sufrir un accidente mortal por salida de vía. Concretamente estas barreras de seguridad están presente en el 20 por ciento de los accidentes mortales en los que el motorista sale despedido de la calzada, según un informe elaborado por la aseguradora Línea Directa y el Instituto de Tráfico y Seguridad Vial (Intras).

El estudio, que analiza los casi 60.000 accidentes de tráfico ocurridos en España durante los últimos cinco años, señala que los accidentes más graves de motos son las salidas de vía, que causan ya casi el 40 por ciento de los fallecidos. Según matiza el informe, la mayoría de estas salidas de vía se dan en carreteras convencionales con curvas fuertes y poco visibles, y son resultado de la combinación de una velocidad de conducción inadecuada, frecuente en conductores jóvenes, y distracciones, propias de motoristas de más de 56 años.

Pese al descenso de la mortalidad general en carretera, el estudio destaca que este tipo de siniestro es el que más ha aumentado en este último año, y ha alcanzado un 46 por ciento, con casi 50 heridos y fallecidos a la semana.

Como consecuencia del notable aumento de víctimas y con el objetivo de reducir la siniestralidad, Interior anunció el pasado mes de diciembre un plan de seguridad para motoristas que se desarrollará en los próximos cuatro años. Para dar una respuesta rápida al problema, seleccionaron 19 medidas que se pondrán en marcha a lo largo de este año, según información facilitada por el Ministerio. Entre las medidas más relevantes destacan el aumento de la edad para obtener la licencia de ciclomotor, que pasará de 14 a 15 años, y la modificación de los exámenes para la obtención de permisos. También prevé una mejora de infraestructuras y señalización y el Ministerio invertirá 30 millones de euros para la instalación de guardarraíles más seguros.

Sin embargo, el plan no parece convencer del todo a los moteros. Así, el colectivo Unidad Motera, integrado por diferentes asociaciones y plataformas de usuarios, rechaza el citado plan. Unidad Motera critica que el plan no se haya consensuado en el marco de la Comisión de Seguridad Vial del Congreso, la cual consideran que debería ser permanente, y sólo contando con los agentes que "arbitrariamente" ha elegido la DGT, explica Javier Rodríguez, presidente de la Asociación Lucha Motera, que integra el colectivo.

El plan, a su juicio, no da prioridad adecuada a las acciones necesarias para ayudar en la reducción de víctimas de forma inmediata, algo que atribuyen al hecho de que no se haya consensuado con el conjunto del colectivo motorista, el que "mejor conoce los problemas" a los que se enfrenta a diario. Por ello, aseguran que no pueden ofrecer su apoyo al plan y, frente a ello, exigen otras medidas "necesarias y decisivas" en la reducción de víctimas entre el colectivo motero español, concluyen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios