Cuando en Nochevieja se cenaban empanadillas

  • El miércoles se cumplen 25 años del especial de Fin de Año 'A por uvas', el más visto de los nueve que protagonizó el dúo humorístico Martes y Trece.

Comentarios 2

Implantar el humor (absurdo) como tradición televisiva en Nochevieja. Eso es lo que consiguieron durante años Millán Salcedo y Josema Yuste: Martes y Trece. Al sorteo del Gordo cada 22 de diciembre, el discurso del Rey en Nochebuena, las campanadas en la Puerta del Sol o el concierto de Año Nuevo se unieron en 1985 los especiales del dúo humorístico como una de las citas navideñas ineludibles de la pantalla. Son ya 17 años sin su presencia para despedir el año y ni las galas de José Luis Moreno son una apuesta tan segura como lo eran las parodias de Josema y Millán. La andadura televisiva de Martes y Trece comenzó en 1979 (por entonces eran un trío, integrado también por Fernando Conde, que decidió dejarlo en 1984). Fue entonces cuando el grupo colaboró en el programa Fantástico, presentado por José María Íñigo y durante dos años fueron habituales sus apariciones en espacios como Aplauso. Sus sketches basados en personajes de actualidad y sus avances informativos fueron tan bien acogidos que la cadena decidió darles un programa propio para que se encargasen de despedir el año. Para entender por qué fueron los elegidos solo hay que recordar las empanadillas de Móstoles. La Nochevieja de 1985 Salcedo hizo una parodia metiéndose en la piel de 'Encanna' Sánchez y con una desternillante conversación entre la locutora y una oyente puso a las empanadillas en el mapa. Mención especial hay que hacer también al sketch que hicieron en el programa ¡Viva el 86! sobre el IVA.

El primero de los especiales, ¡Hola, hola 89!, en lugar de decir adiós a 1988 dio la bienvenida a 1989 ya que se emitió justo después de las campanadas. Personajes como Donna Summer, Bananarama, Samantha Fox o El Combo Belga ocuparon un espacio de casi dos horas que marcó un antes y un después en la historia de la noche televisiva del 31 de diciembre. Desde entonces y hasta 1997 Martes y Trece fueron los encargados de hacer que los españoles despidieran el año entre risas y humor absurdo. Solo faltaron a la cita en 1993. Una crítica que el dúo consideró injusta hizo que decidieran no hacer el especial. TVE confió en Cruz y Raya para sustituirles pero la audiencia no lo encajó bien. Por primera vez la cadena perdió la batalla de la audiencia una noche de Fin de Año en favor de Antena 3, que dijo adiós al 93 con Emilio Aragón en El juego de la oca.

El miércoles se cumplen 25 años del programa especial A por uvas, el más seguido de los nueve que hicieron. Fue el primero concedido en exclusiva a Millán y Josema. Sesenta minutos que contaron con momentos delirantes como la llegada en coche del dúo imitando el sonido de una sirena y vistiéndose por los pasillos de los estudios de la cadena o del detergente Gabriel, cuyo representante intentaba hacer cambiar de marca a un ama de casa salvaje. A este programa le siguieron las campanadas en las que Marisa Naranjo las confundió con los cuartos. Noche mítica.

Tras el especial de 1990, ¡Venga el 91!, los humoristas fueron los encargados de presentar las campanadas. Contó con momentos inolvidables como la explicación previa a que el reloj de la Puerta del Sol comenzase a sonar, la imitación de Tip porque se puso malo el día de la grabación o ver a Millán subido en el camello de los Reyes Magos. Un año más tarde estrenaron El 92 cava con todo, uno de los especiales más polémicos. La parodia sobre unas vacaciones de Isabel Pantoja y Encarna Sánchez fue la gran protagonistas. Tan inolvidables es que incluso la miniserie que Telecinco estrenó en 2012 sobre la vida de la cantante hizo referencia a este momento. En 1992 dedicaron el programa Martes y Trece en directo a los espectadores que nunca habían podido asistir a uno de sus programas. Entre las parodias más recordadas de ese especial está la de Raffaella Carrá o la de uno de sus personajes propios, el hipnotizador Tony Como. En 1994 en el especial ¡Fíjate! se convirtieron en un grupo de sevillanas formado por Pochola y Borjamari en unas vacaciones en Baqueira donde cantaban la historia de los pijos. En 1995 protagonizaron A Belén pastores, que tenía como hilo conductor la historia de unos niños de lo más repelentes que ponían el portal de Belén. En 1996 Yuste y Salcedo despidieron el año con Emisión Imposible, cuya trama giraba en torno a la desaparición de la cinta de vídeo con el especial grabado y la investigación hasta dar con el responsable del secuestro. El 31 de diciembre de 1997 se emitió Adós. No solo fue el último especial de Fin de Año protagonizado por Martes y Trece sino que supuso su separación profesional tras 20 años juntos. Desde entonces han sido muy pocas las ocasiones en las que han vuelto a subirse juntos a un escenario o las que han actuado frente a las cámaras.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios