Sonrisas y lágrimas en San José de la Rinconada

  • 'Tienes talento' hizo escala en la localidad sevillana el miércoles y el jueves pasados

¡¡Meeec!! ¡¡Mecc!! Josep y Miqui tocan sus bocinas casi al unísono. Natalia tarda un poco más, pero acaba pulsando el botón que tiene sobre su mesa. Todo se torna rojo en el Teatro del Centro cultural de la Villa, en San José de La Rinconada (en La Rinconada, Sevilla). La luz colorada y el silencio, que se ha instalado en el patio de butacas, cargan de tensión los momentos previos al veredicto del jurado.

Josep Vicent toma la palabra. Él, titular de la Orquesta Mundial de Jóvenes Músicos, es el jurado "superexigente" de Tienes talento, según las promociones del programa en su cadena, Cuatro. "El problema no es lo que haces, sino lo que dices que haces. Si dices que cantas ópera te pones el listón muy alto", explica Josep al concursante. Y suelta un rotundo "no". Natalia Millán, alias "la insobornable", es más benévola. "Es interesante la combinación que haces con tu gorra ladeada, tu guitarra flamenca y cantando ópera. Tengo que decirte 'no', pero ánimo", concluye. Miqui Puig, el tercer miembro del jurado, ya no tiene que mojarse para dar su veredicto. Quien sí quiere excusarse es el candidato. "Lo advertí", les dice a los tres jueces. Y es verdad que antes de entonar O sole mío avisó de que lo hacía "con todo el respeto hacia la música clásica". Pero Hamza, que es de Tánger aunque vive en Málaga, ya no tiene nada que hacer sobre el escenario de Tienes talento.

Mientras Hamza abandona el teatro, seis chicas gritan y lanzan al aire sus sombreros. Ellas, que vienen de Marbella y han bailado flamenco, sí han pasado a la siguiente fase. Nadie espera a Hamza. Las marbellíes, en cambio, se ven pronto rodeadas de gente que las felicita mientras que una cámara y un micrófono, de esos que llaman 'jirafa', registran el momento.

Cinco equipos ENG (formados por un operador de cámara, uno de sonido y un redactor) recogen todas las emociones que encierra el teatro. Lo hacen en el hall de entrada, entre bambalinas y en la sala que los concursantes tienen habilitada para cambiarse, ensayar y templar los nervios antes de la actuación.

El miércoles y el jueves pasados, las tablas del teatro de San José de la Rinconada acogieron, aproximadamente, ochenta actuaciones. Cuarenta cada día. Todos los participantes habían sido preseleccionados en dos casting que la productora Grundy, responsable de Tienes talento, había realizado en Málaga y en Sevilla. Pero el jurado no los había visto nunca. Igual que no conocía a los aspirantes de las selecciones de Madrid, Valencia, Barcelona y A Coruña. Ya sólo les queda visitar el Teatro Pérez Galdós, de las Palmas de Gran Canaria, donde estarán el 13 y el 14 de febrero.

El día de los enamorados, cuando sobre las ocho de la tarde se den por acabadas las pruebas de selección, el jurado de Tienes talento habrá valorado alrededor de 480 actuaciones. El equipo de la productora ha visto más de 10.000. No todos han llegado a enfrentarse al jurado. Como tampoco todos los que han escuchado el 'sí' de Josep, Natalia y Miqui estarán en las semifinales, que tendrán lugar en un plató de Madrid. Será la productora, en una reunión, quien designe a los semifinalistas. ¿Por qué? "Por cuestiones de tiempo", responden.

Las casi cien personas que forman el equipo de Tienes talento han recorrido España, de norte a sur y de este a oeste, en busca de gente "que nos sorprenda, que nos emocione, que cuando sale al escenario no podemos dejar de mirar". Así define el talento un representante de Grundy. No fue el caso de Juan Berjano, cuatro veces campeón del mundo de artes marciales. "No he pasado, pero ha sido una buena experiencia", decía. Se mostraba cabizbajo, pero sonriente. Tampoco estará en las semifinales de Tienes talento una pequeña cantante. A las puertas del teatro, su madre mantenía el miércoles la esperanza mientras sugería a su marido llevar a la niña al casting de Tú sí que vales, de Telecinco, que ese día también se celebraba en Sevilla. "Quizás allí tenemos otra oportunidad", decía. La niña carecía de talento pero, a lo mejor, tenía valor.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios