El mundo de la ingenua Cata

  • Telecinco estrena hoy el serial 'Sin tetas no hay paraíso', adaptado de Colombia y que narra las vicisitudes de una chica enamorada de un narcotraficante

La historia de la joven Cata (Amaia Salamanca), que por amor se introduce en la prostitución de lujo, en un mundo de drogas y de mentiras, llega hoy a Telecinco. Después de diferentes cambios, llega la adaptación de una serie colombiana que tuvo gran éxito en su país y que ha sido vendida a media Hispanoamérica y a bastantes países europeos. Grundy, la productora de Yo soy Bea, se encarga de este proyecto, que conserva el nombre original, Sin tetas no hay paraíso, y que iba a grabarse en Andalucía.

La productora consultó proveedores, platós y exteriores en la Costa del Sol y en la Bahía de Cádiz, pero finalmente la propia Telecinco se decantó por la producción en la capital española.

Andalucía no sólo iba a ser utilizada como ambientación de Sin tetas no hay paraíso sino que también sería el telón de la propia historia, que se trasladaría de la localidad colombiana de Pereira, tal como sucede en el original, a una población imaginaria de la provincia de Cádiz o Málaga (lo que no habría venido a mejorar la imagen de algunas ciudades andaluzas vinculadas a un intenso narcotráfico). Al rodarse en Madrid la acción se desarrollaría en un lugar indeterminado.

La historia de Sin tetas no hay paraíso está basada en hechos reales, según la novela de Gustavo Bolívar, que se convirtió en best seller en Colombia. Al ser una adaptación literaria la serie original no es un culebrón al uso, sino una serie de larga duración de 30 capítulos de 40 minutos. La versión española ofrece sus adaptaciones y lleva la historia de una clase marginal a un ambiente de clase media-baja, pero se trata de un argumento cerrado, con el añadido de varias historias secundarias.

Porque está la historia de Cata, que se enamora de El Duque, un narcotraficante peligroso. También está la amiga de Cata, la buena, Clara, que le advierte de los riesgos. Y la amiga mala, que también ha fijado sus ojos en el joven adinerado por sus trapicheos. Y la de la madre de Cata, el hermano. Y las prostitutas con mil historias detrás.

Los momentos dramáticos de la historia, que los hay en abundancia, y la aspiración realista con que se trazó la serie, han convertido a Sin tetas no hay paraíso en uno de los grandes éxitos del género. Este serial se estrenó en septiembre de 2006 y concluyó en línea ascendente de audiencia a finales de noviembre, reforzando el liderazgo en Colombia del Canal Caracol, perteneciente a la empresa multimedia de igual nombre, conocida en España por su emisora de radio.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios