El sector electrónico pide un impulso de la alta definición

  • La industria de la electrónica de consumo cree posible el apagón analógico en la fecha prevista, 2010, y ha demandado que se prohíba vender televisores sin alta definición a partir de una determinada fecha.

Las ventas han registrado un cambio de tendencia en los tres últimos años al pasar de un número muy reducido de televisores que incorporaban tecnología de la televisión digital terrestre (TDT) a la proporción registrada en octubre de 2007, cuando se compraron 300.000 aparatos planos, de los que 225.000 contaban ya con TDT, y el grado de implantación de los planos es ya del 49 por ciento.

Estos datos han sido presentados en Málaga en el I Congreso Español de Televisión Digital autonómica y local por la Asociación Multisectorial de empresas españolas de electrónica y comunicaciones (Asimelec), cuyo presidente del grupo de TDT, Jesús Casado, ha intervenido en la primera mesa redonda.

Advierte de que si los contenidos de la televisión digital son los mismos que en la analógica, carecerá de atractivo, y se queja de "cierto grado de desinterés", al creer que "algunos radiodifusores ven la TDT como una obligación contraída en la que hay que estar, pero no creen en ella ni están muy interesados".

Considera tal apagón necesario, aunque reclama cuestiones pendientes como regular e implantar una guía electrónica de programas que permita al usuario saber qué se va a emitir, lo que garantizaría que los grabadores funcionan con fiabilidad.

También pide que se respete el formato de vídeo panorámico comprometido y la calidad de sonido además de rigurosidad en los parámetros de transmisión, que cree que "en mucho casos no se cumplen", mientras que respecto a la interactividad solicita que se defina la versión de software y todos cumplan con el estándar.

En este sentido, ha comentado que se prueba el uso del documento nacional de identidad (DNI) electrónico introduciéndolo en un lector del sintonizador de televisión, con posibilidades como consultar la situación fiscal de un particular con el estado o si se tienen multas con el Ayuntamiento.

Añade además que no se cuenta con una "medición de la audiencia fiable" y cree necesario que los radiodifusores públicos o privados sean autorizados a dar servicios de pago por evento.

España cuenta con 29 millones de receptores de televisión instalados en un país con 16,1 millones de hogares, lo que hace una media de 1,8 televisores por hogar, y en el 68 por ciento de las viviendas estos aparatos son de tubo y tienen más de 6,8 años de antigüedad; en un 27 por ciento los hay de tubo y planos y en un 4,5 por ciento, sólo planos.

Casado ha explicado que parte de los aparatos necesitan ser adaptados o renovados; que los fabricantes ya han abandonando la comercialización de los televisores de tubo y que aparecen en los hogares aparatos de 32, 37 y 42 pulgadas.

Añade que la TDT tiene 21 programas con una cobertura estatal del 85 por ciento de la población y que en algunas zonas se llega a 32 programas si se incluyen los autonómicos y locales.

Respecto a la alta definición, pide a la administración que cuando llegue el momento se regule como Francia o Italia y se prohíba vender televisores sin alta definición a partir de una determinada fecha.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios