La televisión emite 27,3 escenas violentas a la hora

La pantalla está que arde, apostilla la Universidad Complutense. Las cadenas españolas emiten de media 23,7 actos violentos por hora, lo que supone una manifestación de violencia cada menos de tres minutos, la mayor parte de las cuales se localizan en el horario de protección infantil, según el estudio elaborado por el grupo de Psicosociología de la violencia social y del género de dicha universidad madrileña.

La mayor cantidad de actos violentos se emiten entre las dos y las ocho de la tarde durante 2007, cuando en años anteriores lo habitual había sido el horario nocturno, de ocho de la tarde a las dos de la madrugada. La abundancia de violencia se ubica precisamente en la franja de protección al menor.

Por programas, la mayoría de las imágenes violentas aparecen en los informativos, con un 21,3 por ciento, mientras que las películas ocupan un segundo puesto, con el 19,3.

En cuanto al tipo de violencia, el informe señala que casi el 60 por ciento de las manifestaciones de violencia corresponden a daños físicos. Un tercio de esas escenas son de tipo social (insultos, desprecio, retención, violencia simbólica) y la agresión contra la propiedad suma un 10 por ciento. En 2007 las imágenes de "daño físico" descendieron siete puntos respecto de los años 2000 y 2005, mientras se emitían más contenidos representativos de "daño social". Según los autores del estudio, dirigido por la catedrática Concepción Fernández Villanueva, "la violencia en televisión está fuertemente masculinizada", no sólo en cuanto a agresores (en más del 75 por ciento de los actos violentos el agresor es hombre), sino también entre las víctimas, con casi el 70 por ciento. "Las mujeres reciben más violencia física de la que causan como agresoras; en contraste, los hombres reciben mayor violencia social que la que ejercen como agresores", agrega el equipo investigador.

El estudio, que analizó las reacciones y emociones que la violencia despierta en los espectadores con 19 grupos de discusión durante 30 horas, afirma que "la identificación de la violencia no es un efecto de la simple visión, sino un proceso evaluativo que depende de los valores del espectador" ya que "hay importantes diferencias en la captación de la violencia en función de las características" de cada uno, aprecian los autores de este informe.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios