Athletic club | sevilla · la previa

Otro de esos días grandes

  • Reto El Sevilla quiere hacer bueno el 2-1 de la ida ante el Athletic para disputar su segunda final de la Copa del Rey en tres años Favoritismo San Mamés apretará, pero Kanoute y compañía son mejores

Comentarios 22

19 de agosto de 2007, estadio Santiago Bernabéu de Madrid, el Sevilla se exhibe y derrota al Realísimo por 3-5 para conquistar su último título oficial hasta el momento, la Supercopa de España. Después llegarían trances particularmente amargos para todos los seguidores nervionenses con el fallecimiento de un chaval criado en su propia casa, Antonio Puerta, e incluso unos días más tarde se disputaría la última final con la presencia del club del Sánchez-Pizjuán, concretamente la Supercopa de Europa en Mónaco ante el Milan. Hoy, después de muchos momentos complicados, llega la posibilidad de que el Sevilla se vuelva a meter en otra final dos años después, concretamente la de la Copa del Rey y para ello deberá hacer bueno ante el Athletic Club de Bilbao el 2-1 que lograra en la ida, aunque no será fácil, ni muchísimo menos.

Y no lo será por la sencilla razón de que San Mamés será más que nunca una leonera. Dicen que ni los más viejos del lugar, y cuando se habla de fútbol en Bilbao nada deja de ser añejo, recuerdan un ambiente tan enfervorizado para apoyar a los suyos en pos de volver a disfrutar de una final después de 24 años. Ése es el factor que está a favor del Athletic Club en la tarde-noche de hoy y, evidentemente, siempre es mejor sentir el aliento de los tuyos, pero, en cambio, el resto de las circunstancias deben ser los pilares para que sea el Sevilla quien dispute la final del próximo 13 de mayo en Valencia.

¿Qué circunstancias son ésas? Muchas y variadas. Para empezar, el gol de Acosta en los minutos finales del primero de los encuentros puede tener un valor inmenso. De momento, es el Sevilla quien está por delante en el marcador y no hay más que repasar los números del presente curso para comprobar que el conjunto de Jiménez se maneja casi mejor que ningún otro cuando ejerce como forastero, lo que ya es un primer punto para confiar en los blancos.

Segunda cuestión, la calidad media de la plantilla del Sevilla está varios puntos por encima de la que pueda poner en liza Caparrós para defender el escudo del Athletic. Por mucho corazón que se saque a pasear, por mucha motivación y apoyo desde la grada que pueda llegar, al final son los futbolistas y sus circunstancias quienes deciden los partidos hacia uno u otro lado y en este sentido, el Sevilla cuenta con una ventaja indudable. De no mediar un imprevisto, que en el fútbol surgen a menudo, léase una expulsión o cualquier otra circunstancia inesperada, los visitantes tienen motivos para confiar en la calidad de Kanoute y compañía a la hora de arrancar el encuentro en San Mamés.

Ya lanzaba el propio José María del Nido un mensaje de confianza antes de partir desde Sevilla, pero para que todo esto juegue finalmente a favor de los intereses de los hombres de Jiménez es imprescindible una cualidad y ésta no es otra que la concentración. El Sevilla no puede salir confiado, pues las dificultades con las que se va a encontrar en un San Mamés tan apasionado serán las máximas. Eso sí, a cualquier futbolista que se precie le gusta encontrarse con ese tipo de ambientes y esta plantilla sevillista cuenta con muchos elementos de primer nivel incluso mundial.

Particularmente ahora, con la recuperación de Luis Fabiano y de otros elementos que estaban en el dique seco. El propio Jiménez se congratulaba ayer públicamente de las dificultades con las que se ha topado para realizar la lista de convocados en esta ocasión y no porque no tuviera futbolistas a su disposición sino por todo lo contrario. El Sevilla, por tanto, llega a este día decisivo de la temporada en su mejor momento físico del curso. No está mal que así sea por mucho que esto haga mucho más complicado aún conocer cuáles serán los once hombres que saltarán como titulares a San Mamés.

Se ha repasado ya una serie de circunstancias y queda por conocer cuál será el planteamiento del Sevilla cuando el balón eche a rodar. Jiménez ya lo esbozó en la rueda de prensa previa al encuentro y lo comentaba en privado, quiere que los suyos salgan a ganar el encuentro desde el primer minuto, como si se partiera con un cero a cero. Está prohibida, por tanto, cualquier posibilidad de especular con el resultado, el Sevilla, en teoría, es mejor y la manera de llevarlo a la práctica es tomar la iniciativa desde el primer minuto, algo que ya se pudo comprobar el pasado sábado en ese ensayo general que Caparrós quiso que no fuera tal.

Por último, parece que no hay razón, salvo manguerazo, para que el césped no esté en magníficas condiciones y todos expresan su confianza en la experiencia de Mejuto González para llevar las riendas del partido. La primera entrada de Koikili a Jesús Navas será la vara de medir, aunque ni siquiera eso debería detener al Sevilla en uno de esos días grandes para volver a jugar una final. La posibilidad está ahí, ahora hay que rematarla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios