opinión

¿Para qué sirven?

Juan José Moreno | Actualizado 29.10.2011 - 01:00
Share
TODOS los que nos dedicamos a las Matemáticas hemos oído alguna vez esta pregunta de nuestras amistades, de nuestros estudiantes, etc. Las primeras veces que escuché esta pregunta me afanaba por dar ejemplos sencillos de su utilidad en nuestra vida cotidiana, pero no daba mucho resultado. También, quise mostrar que para muchos es una actividad placentera y de hecho escribí una columna en este diario titulada Matemáticas y Sexo (obviamente, tienen en común el placer…). Sin embargo, hace ya un tiempo me dí cuenta que a esa pregunta había que responder con otra pregunta: ¿Para qué NO sirven las Matemáticas?.

El reto es que aquel o aquella que cuestiona la utilidad de las Matemáticas en nuestra sociedad encuentre algún ejemplo donde no estén presentes. Les puedo prometer que se enfrentan ante un reto arduo y complicado. Sí, las Matemáticas están ahí, haciéndonos la vida más llevadera, aunque sean ignoradas o menospreciadas. Animo al lector o lectora a que asuma el reto. Incluso se puede dar una vuelta más de tuerca con otra pregunta: "¿Podría hacer su vida habitual sin las Matemáticas?" Si me lo permiten, ¡cuidado al contestar! Sobe todo sin usan móvil, ordenador o cualquier otro aparato de base tecnológica, o si usan el coche. A raíz de esto último les diré que Pierre Bézier trabajando para la compañía Renault y Paul de Casteljau para Citroën revolucionaron el diseño asistido por ordenador gracias a las denominadas curvas de Bézier. Gracias a su contribución, el diseño de los coches de hoy en día es mucho más aerodinámico que en el pasado. No me queda mucho más espacio, pero recuerde que cuando tenga que hacerse un TAC o una resonancia magnética ahí está presente un algoritmo matemático que permite reconstruir las imágenes que su médico ve.
0 comentarios
Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo o discriminatorio.

Nuevo comentario