Otro más que mete miedo

  • Luis Fabiano podría unirse a Kanoute para enfriar los ánimos en Bilbao tras ejercitarse ayer con un vendaje · "Entrenaré con normalidad el lunes y, si no siento nada, estaré disponible", dice.

Comentarios 4

El ambiente de euforia que se vive en Bilbao para la semifinal copera del miércoles puede enfriarse algo con una noticia que era temida por aquellos lares. Luis Fabiano completó ayer un entrenamiento con los que no fueron titulares el sábado con normalidad, si bien tuvo una protección especial en su rodilla izquierda, en la que lucía un aparatoso vendaje. Su evolución en los dos días de entrenamientos que hay antes de la gran cita copera dictará si entra en la lista de 16 convocados que tendrá que ofrecer Manolo Jiménez mañana. Pero, de momento, el jugador se ofrece y mete miedo en El Bocho, donde, además de la inquietud que provoca Kanoute, más aún tras su enésima exhibición, se venía temiendo desde días atrás que el brasileño también pudiera ser un recurso ofensivo más para el Sevilla.

No fue la única buena nueva de ayer, día en que el equipo sevillista se ejercitó en dos grupos tras el triunfo del sábado. Los titulares en San Mamés sólo hicieron trabajo de recuperación, mientras que Jiménez dirigió una sesión normal de entrenamiento que también fue completada por Escudé y Kone. Ambos ya se ejercitaron el sábado, día que tuvo descanso Luis Fabiano. Mientras el equipo estaba en Bilbao, el francés y el marfileño realizaron sus respectivos trabajos de recuperación, el primero de readaptación a la competición y el segundo de puesta a punto. El central galo ha dado pasos agigantados en su evolución, pues el cuerpo médico reconocía que estaba siendo un poco más lenta que la de Luis Fabiano. Así, ambos podrían estar disponibles para viajar mañana.

El delantero paulista hizo fútbol por primera vez el viernes desde que se lesionara el ligamento de la rodilla en la Copa ante el Valencia, el 29 de enero. En la sesión a puerta cerrada previa al partido liguero en San Mamés, Luis Fabiano participó en uno de los partidillos y ayer volvió a hacer fútbol tras el permiso que tuvo el sábado, único día que ha parado en su readaptación en mucho tiempo.

El jugador está como loco por jugar el partido. En Brasil ha dejado claras cuáles son sus sensaciones y su intención. "Estoy sintiéndome muy bien y la recuperación se está desarrollando de la manera que esperamos. Voy a entrenar normalmente el lunes y, si no siento nada en la rodilla, estaré a disposición para jugar frente al Athletic de Bilbao. Mi expectativa es la mejor y no veo la hora de volver a jugar", dijo sobre la impaciencia que siente por ayudar al equipo de nuevo, en particular en una cita que no quiere perderse nadie.

El cuerpo técnico tiene buenas expectativas, tras las buenas noticias de ayer, de que tanto Luis Fabiano como Escudé continúen con su progresión estas 48 horas previas al encuentro y puedan ser elegidos dentro de la escasa convocatoria de 16. Jiménez tendrá que hacer verdadera ingeniería para incluir a los jugadores que vea en mejores condiciones, dado que espera haber recuperado a todos sus efectivos de peso. Una circunstancia que prácticamente no se ha dado en toda la temporada.

Una de las incógnitas que debe resolver es si Fazio será el elegido para frenar a Fernando Llorente como central o apostará por el argentino como medio, en donde está teniendo un buen papel en los últimos encuentros. En cualquier caso, tendrá piezas de sobra para hacer un once muy competitivo y reforzado por el golpe moral del triunfo del sábado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios