Anochecer en el Castillo en un concierto para flauta

  • Al Ayre Español estrenó en el Festival el emblemático patrimonio que este año cumple su quinto aniversario

Ver anochecer en el Castillo de Vélez-Blanco mientras la música fluye en su Salón del Triunfo. Una estampa privilegiada para los que asistieron al segundo concierto del Festival de Música renacentista y Barroca. Al Ayre Español interpretó un concierto lleno de virtuosidad bajo el título de El canto de Parténope. Conciertos para flauta del Manuscrito de Nápoles (1725).

Con solo seis integrantes consiguieron captar toda la atención y llegar a la sensibilidad musical del público. El concierto se dividió en dos partes: La primera con una duración de algo más de media hora con Alesandro Scarlati (1660-1725) Concerto II, en do menor: Moderato-Fuga-Largo-Allegro-Allegro; Joan Cabanillas (1644-1712). Tiento de segundo tono & Gallardas interpretado por Eduardo López (clave); Alessandro Scarlatti, Concierto IX, en la menor: Allegro-Largo-Fuga-Largo-Allegro. La segunda parte duró algo más de cuarenta minutos con las piezas de Francesco Mancini (1672-1737), Concerto XIX, en mi menor: Allegrissimo-Ñarghetto-Fuga-Moderato-Allegro; Concerto VIII, en do menor: Vivace-Largo e stacato-Fuga allegro-Largo-Allegro; la clave sonó en solitario para interpretar 2 sonatas, K.99-100 de Domenico Scarlatti (1685-1757); y para finalizar, Francesco Mancini, Concerto VI, en re menor: Amoroso-Allegro-Largo-Allegro.

Este concierto para flauta contó con el solista David Antioch que demostró su talento con el instrumento y la gran experiencia adquirida en estos años. Es concertista y profesor de flauta de pico nacido en Valencia. Realiza cursos de especialización de música antigua y barroca en España y en países de la Unión Europea con profesores de reconocido prestigio. Ha realizado numerosas giras por el mundo.

El público podía respirar historia en cada nota que Al Ayre Español interpretó en el concierto. El público ovacionó con fuerza al grupo al terminar la primera pieza de la segunda parte del concierto. Eduardo López fue el encargado de la dirección y de mostrar su virtuosidad a la clave. El público se mostró entregado en la interpretación que hizo este músico en solitario.

En el Salón del Salón del Triunfo se podía ver público de todas las edades. El pueblo de Vélez Blanco demuestra su pasión por la música clásica y se puede apreciar durante esta semana. El director de Al Ayre Español señaló que se quedó fascinado cuando vio el Patio de Honor del Castillo en el Metropolitan de Nueva York. "Hemos hecho un concierto donde es posible que sonara este tipo de música. Ha sido difícil tocar por las condiciones climatológicas al ser cuerdas hechas con tripa de animal. Incluso se nos ha roto una cuerda del violonchelo".

Eduardo López es uno de los directores europeos que con más convicción ha hecho del historicismo su propia filosofía musical, con el objeto de aproximar a los músicos que dirige a las fuentes y espíritu de cada composición y que hace que la música aparezca, después de siglos, fresca y novedosa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios