Ayudan a tres pueblos a elaborar sus planes

  • La Junta está asesorando a realizar el PGOU a los municipios de Instinción, Felix y Marchena

Continúan las reuniones interdepartamentales impulsadas por la Junta de Andalucía para valorar los planes generales de ordenación urbana de los municipios almerienses. Los encuentros con representantes de las administraciones que han de emitir los preceptivos informes sectoriales, permiten despejar dudas, anticiparse a posibles contratiempos y dar consejos que agilicen la tramitación. Por ese motivo también participa la Oficina Técnica de Asesoramiento Urbanístico, radicada en Alhama.

En las últimas fechas se han reunido en la Delegación de Obras Públicas y Transportes los alcaldes de Instinción, Santa Cruz de Marchena y Felix que, además del equipo redactor, comparten ámbito geográfico en las estribaciones alpujarreñas y censo inferior a mil habitantes. Sin embargo, su población podrá tener un crecimiento importante de acuerdo con el Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (POTA).

Uno de los municipios en los que se va a trabajar es Instinción. Entre parque natural, suelos forestales y vega protegida, el núcleo urbano proyecta su expansión al oeste y sureste, reservando el norte (hasta la variante) para equipamiento y espacios libres. El documento de aprobación inicial del PGOU cuenta con casi todos los informes sectoriales y cumple con holgura los parámetros para sumar 300 habitantes a los 500 actuales, por lo que puede tener aprobación definitiva a final de año.

En el caso del municipio de Felix, el Plan General de Ordenación Urbana, que tendrá su aprobación inicial en mayo, va a permitir un crecimiento de 30 hectáreas urbanizables en la parte alta del núcleo y elevar la población desde 600 a más de mil habitantes, aplicando los parámetros del POTA. Se incluye un sector terciario al noreste del núcleo y el industrial será estudiado. La Junta de Andalucía lleva a cabo un acondicionamiento en la carretera del Parador aprovechando viejas curvas para un carril-bici y se estudia la posibilidad de rehabilitar la Casa de Camineros para que el Ayuntamiento instale un equipamiento turístico.

En Santa Cruz de Marchena, entre la zona inundable de rambla Zora, el perímetro de protección del cementerio, afección de la carretera y monte público, se ha descartado ampliar el casco urbano hacia el norte. La expansión tendrá que hacerse al sur, recabando nuevos informes sectoriales. En las dos hectáreas urbanizables del POTA, más el suelo urbano todavía no edificado, caben unas 140 viviendas .

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios