Clamor en la calle para exigir "sensatez" con las casas ilegales

  • Quinientas personas se manifiestan para pedir soluciones y que no se produzcan más derribos en la zona

Comentarios 1

Soluciones si, derribos no era el lema que convocaba ayer a más de quinientas personas en la Plaza de Almanzora en Cantoria. En su mayoría eran propietarios de viviendas en situación irregular, jubilados extranjeros como Tom Jones que compró su casa por más de doscientos mil euros y lleva viviendo casi una década sin agua y sin luz en la barriada albojense de la Aljambra. Es uno de los muchos casos, pero desde luego, "el ejemplo viviente del mal hacer urbanístico" como lo calificó el propio abogado de AUAN, Gerardo Vázquez, es el de la familia Prior, "que llevan viviendo en su garaje desde que las autoridades demolieron su vivienda hace ya cinco años, pese a tener licencia de obras y haber actuado de buena fe".

Fue el letrado quien habló en representación de la plataforma de afectados y Hellen Prior, quien se dirigió a los presentes de forma emotiva "después de 45 años trabajando y ahorrando, nos tiraron nuestra casa que contaba con licencia, tasada en 690.000 euros dejándonos en la banca rota. No hemos tenido ninguna compensación por el daño que nos han hecho; lo único que han conseguido es arruinar nuestras vidas".

Vecinos llegados desde distintos puntos con carteles pidiendo soluciones, era la estampa de un acto, que aunque apolítico, destacó por la ausencia de alcaldes socialistas, a pesar de que en varios pueblos de este signo político, existen verdaderos problemas urbanísticos.

AUAN hizo público "un llamamiento aquí y ahora, en este foro público, a la Mancomunidad de municipios del Valle del Almanzora pidiendo que hagan tres cosas en beneficio de su comunidad. La primera es que promuevan una proposición de Ley de los ayuntamientos para cambiar la LOUA. La segunda es que la Mancomunidad haga un llamamiento al gobierno central para que se cambie la ley estatal y evite que se produzcan más casos como el de los Prior, compradores de buena fe. La tercera es que promuevan de manera inmediata un grupo de trabajo real, y no meramente decorativo, con todos los grupos y partidos políticos interesados, para estudiar la problemática y proponer soluciones y cambios. Seamos valientes señoras y señores alcaldes de la Mancomunidad, contamos con ustedes".

El Presidente de la Mancomunidad, Antonio Ramón Salas, recogía el guante no sin antes "pedir perdón en nombre de la clase política a Hellen Prior y a todos los perjudicados, porque como político siento vergüenza por todo lo que está sucediendo" aseguraba. A continuación se comprometió a "trabajar para cumplir esas peticiones. Espero que seamos capaces, por el bien de todos, de unirnos independientemente de colores políticos y dar una solución que garantice la seguridad jurídica de los afectados".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios