Comienzan las rehabilitaciones de infraestructuras hidráulicas

  • Más de un millón de euros para la limpieza de cauces en los ríos Antas, Almanzora y Aguas

Las lluvias caídas a finales del pasado mes de septiembre provocaron inundaciones en el Levante almeriense que permanecerán en el recuerdo y de las que aún quedan secuelas, especialmente en infraestructuras. Tal es el caso de la carretera de acceso al pantano de Cuevas del Almanzora cortada desde las riadas debido al deslizamiento de un talud que, pese a los trabajos realizados para la retirada de tierra y rocas arrastradas, continuó el corrimiento de terrenos debido a las infiltraciones de agua por lo que la carretera se cerró al tráfico. Pues bien, hace escasas fechas, como ya anticipara el consejero de Medio Ambiente, Luis Planas, en su reciente visita a la presa de Cuevas del Almanzora, han comenzado las obras de consolidación de la ladera para, a continuación, despejar la calzada de obstáculos con el objeto de restablecer la circulación por la carretera. Precisamente ayer, el Consejero de Medio Ambiente informaba al Consejo de Gobierno de la declaración de emergencia aprobada por su departamento para las obras de restitución de las infraestructuras de abastecimiento, riego y presas que resultaron dañadas por las precipitaciones del pasado otoño en la comarca almeriense del Almanzora. Los trabajos, incluida la reparación del camino a la presa de Cuevas del Almanzora, acaban de iniciarse con un plazo de ejecución de doce meses, un presupuesto de 18 millones de euros con un empleo asociado de 278 puestos de trabajo.

El proyecto, a cargo de la Agencia de Medio Ambiente y Agua de Andalucía, consiste fundamentalmente en la reconstrucción de las conducciones que garantizan el uso de los caudales procedentes de los trasvases Tajo-Segura y Negratín-Almanzora, recursos esenciales para cubrir el abastecimiento de agua potable de 150.000 habitantes y el riego de 24.000 hectáreas de terrenos agrícolas. La instalación de una nueva tubería de más de 18 kilómetros entre la Rambla de El Saltador, punto de confluencia de los trasvases, hasta el pie del pantano de Cuevas de Almanzora, tendrá la capacidad necesaria para transportar el agua que requiere tanto la Estación de Tratamiento de Agua Potable del Bajo Almanzora como las comunidades de regantes agrupadas en la sociedad Aguas del Almanzora. Debido a los daños de las lluvias del otoño, la comarca cubre actualmente sus necesidades sólo con el agua del embalse de Cuevas del Almanzora, cuyo nivel no garantiza la demanda para el próximo año hidrológico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios