"En El Ejido vivimos el drama del cierre de una gira que se repite pocas veces"

  • Antonio Molero llega con Maribel Verdú para representar 'El tipo de la tumba de al lado'. La función será hoy, a las 22:00 horas, en el Auditorio Municipal

Ya conoce el triunfo en el Festival de Teatro de El Ejido. La obra Un dios salvaje cerró su gira en el municipio con dos funciones y la ovación del público transmitió tanto que permanece en el recuerdo del elenco de actores. Antonio Molero llega cogido de la mano de Maribel Verdú para representar El tipo de la tumba de al lado, una historia cómica que se representará hoy, a las 22:00 horas, en el Auditorio. Uno de los actores imprescindibles de las series de éxito viene con teatro que ya está despuntando allá donde se muestra.

-¿Cómo surge la posibilidad de formar parte de esta obra?

-Surge después de finalizar la obra Un dios salvaje. Queríamos continuar trabajando juntos todos los actores con la compañía, pero por problemas de fechas al final estamos quedamos los dos. La obra surgió porque Pedro Larrañaga y Maribel Verdú encontraron esta obra en París que nos iba a la medida a nuestra forma de actuar.

-Descríbame a su personaje.

-Es un tipo perdido, solitario, que perdió a su madre y se quedó solo en la granja. Coincide con la chica en el cementerio donde está su difunto marido. Solamente una mirada y salta la chispa.

-¿En qué se parece a su personaje?

-Tiene madurez y las cosas muy claras, y se embarca en una aventura romántica que no es nada ñoña. José María Pou ha realizado una versión y adaptación muy especial. Podría haber caído en otras manos y haber hecho algo más cursi, un amor más de adolescentes. En cambio, esta obra da mucho que pensar.

-¿Qué es lo que le gusta de este hombre de campo?

-Es muy divertido, a mi me gusta que la gente se divierta en el teatro, en el cine y en su casa. Es muy sincero, muy leal, trabajador, sensible y se deja llevar por la situación. Es muy puro y no tiene maldad.

-Los protagonistas son de dos mundos completamente diferentes.

-Son dos mundos distintos. Él en su planeta rural, con sus tierras y vacas; y ella es una bibliotecaria que lee a Schopenhauer y le gusta la filosofía. Él se siente pleno y realizado, aunque ella quiere sacarle de ahí y que estudie.

-¿Cree que se puede encontrar el amor en un cementerio?

-Se puede, aunque el escenario lo que hace es ponerlo en un contexto divertido. El público sabe de entrada que es una obra cómica.

-¿Cuál es el sitio más raro donde le ha saltado la chispa del amor?

-En sitios rarísimos y principalmente cuando vivía en casa de mis padres.

-¿Cómo es su relación con Maribel Verdú?

-Es una gozada actuar con ella, además somos muy amigos. Hemos trabajado mucho y nos conocemos hace años lo que es importante para realizar giras porque vamos a muchos hoteles, cenas... que si no te llevas bien con tu compañera o vas solo te mueres de pena. Nos compenetramos de forma muy parecida. Además, trabajamos de la misma forma. Para nosotros la interpretación es un juego, no sufrimos nada como les pasa a muchos actores, nos divertimos.

-Con Maribel Verdú ya trabajó en 'Un dios salvaje', ¿qué supuso esta representación en su carrera?

-Fue muy importante. En veinte años no he dejado de hacer teatro, pero fue un salto con mucha calidad. Trabajo con actores de éxito y con autores reconocidos. Contamos con la suerte de que siempre acogen muy bien nuestras obras.

-Precisamente, la gira de esta representación se cerró en el Festival de Teatro de El Ejido.

-En El Ejido fue el drama y las lágrimas del cierre de una gira de un éxito que se repite pocas veces en la vida. En esta obra se juntó el reparto, el texto, la autora y las circunstancias económicas que eran mucho mejores que las actuales. Tengo un recuerdo agridulce. Gracias a que el público estuvo entregado, tenemos muy buenos recuerdos de las dos funciones que representamos. Estoy deseando actuar allí porque es un sitio especial.

-En el terreno televisivo son muchos los personajes que han marcado su carrera como son Poli, de 'Médico de Familia', y Fiti, de 'Los Serrano', ¿le siguen llamando por la calle con esos nombres?

-Sí, sobre todo Fiti por lo cercano en el tiempo, aunque vuelven a llamarme Poli porque en las cadenas autonómicas lo repiten. Cuando haces televisión sabes que este tipo de cosas pueden pasar porque el número de espectadores es mayor. La gente está en sus casas y te cogen todo el cariño del mundo, das alegría y se divierten. Guardo mucho cariño a esas épocas. Para mí es un orgullo que me conozcan por la calle.

-¿Le gustaría hacer otro tipo de personajes lejos del personaje cómico?

-Llevo muchos años, y he llegado a la conclusión de lo que surja. No tengo grandes retos, lo que sí quiero es hacer mucha variedad. Espero que cuando sea más viejito y con el deterioro físico me empiecen a dar otros papeles. Lo importante es saber adaptarse al mercado y no pasar de moda.

-Próximos proyectos.

-El principal es disfrutar de la gira que es larga y dura hasta marzo. Si me sale algo de televisión intentaré hacer encaje de bolillos. Tenemos que disfrutar de lo que hay y compaginarlo con lo que surja.

-¿Qué le diría a los ejidenses para que acudieran a la representación?

-Ya conocen el trabajo que hacemos porque estuvimos con Un dios salvaje, pero para los que no nos conozcan que sepan que es una comedia sin tapujos y que se van reír mucho.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios