Emoción en la última tarde taurina en el coso roquetero

  • Los amantes de la fiesta pudieron disfrutar del punto culmen de la feria en honor a Santa Ana El Juli, Morante y Catella hicieron vibrar al respetable

Expectación durante la última tarde de toros en honor a Santa Ana en la Plaza de Toros de Roquetas de Mar.

Mientras el público tomaba asiento eran muchos los que se mantenían en pie esperando la entrada de los diestros: Morante, Castella, El Juli. Los abanicos, refrescos y bebidas parecían la única forma de saciar el calor durante la calurosa tarde de domingo de mediados de julio.

Desde una plaza vestida para la ocasión, con mantones de manila en los tendidos y los carteles de los diferentes peñas taurinas que allí se congregaban, se oyeron los primeros acordes de la banda de música de la localidad que acompañaban el toreo de Morante de la Puebla, el primero en salir al ruedo. El público, entregado, se arrancó en aplausos y vítores con los primeros capotazos del diestro lo que preveía una tarde bonita de toros.

Desde Rouen (Normandia) acudieron en la tarde de ayer, Janinne y Francisc que emocionados esperaban ver el espectáculo, muestra de la repercusión en el mundo de nuestra fiesta nacional, ésa de la que presumían la mayoría de las personas que allí se encontraban y con la que se deshacían en halagos llenos de orgullo y pasión.

"Triunfador", "Torero", "Olé Juli" se escuchaba desde los tendidos cuando el diestro empezó su faena. La banda inició el pasodoble y el diestro erizó el vello del respetable con su toreo. Móviles y cámaras de fotos retrataron un momento para la historia.

El público en pie y pañuelos blancos para el torero. Roquetas rendida al arte y estilo del de Madrid al que tiraron flores y elogiaron en su vuelta al ruedo.

Turno para Castella y desde las gradas roqueteras ya se podían ver los primeros aperitivos de la tarde. El diestro que cayó al suelo, acongojó al público que, finalmente, acabó entregándose con la faena del matador.

Durante la merienda, se incrementó el murmullo en la plaza. La gente comentó las faenas vistas hasta el momento y desde diversos puntos de España y del extranjero coincidieron en afirmar el buen hacer de los tres toreros. Es el caso de José y Mercedes Navarro, padre e hija aficionados a los toros que han disfrutado de los días de fiesta grande en la Plaza de Toros de Roquetas de Mar.

Ambiente inigualable en la última corrida con la que se cierra la feria taurina de Santa Ana que culminó con la salida a hombros de los tres diestros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios