Especialistas en nutrición demandan cambiar los menús de Torrecárdenas

  • Denuncian el exceso de azúcares, fritos y verduras congeladas en las comidas diarias

"Cinco días en un hospital, cinco días de impotencia y tristeza viendo pasar por el regazo de una persona mayor recién operada con un traumatismo grave y riesgo alto de infección, entre otras cosas, cuatro 'comidas' al día a cual más nociva para la salud como: pescado frío frito, magdalenas, galletas, mermelada ultraprocesada, verdura congelada, lechuga tiesa, empanadas, manzanas asadas, pan y más pan blanco, leche con nescafé, yogur azucarado y mucho más". "Esto no solo es terrible para el enfermo, que lo es, sino que en cada bandeja pone Unidad de Nutrición Clínica y Dietética dando a entender que esa es la alimentación adecuada, pues se supone que lo ha diseñado el nutricionista de dicha unidad y que por tanto puedo ir a casa y comer igual pues así me lo aconsejaría el nutricionista". "Qué horror". "Sigamos denunciando esta #sanidaddesnutrida que no cuenta con la figura del dietista-nutricionista en la sanidad pública y luchemos porque los pacientes se nutran en los hospitales en vez de desnutrirse". Esta denuncia pública se han difundido a través de Facebook junto con fotos de algunos menús diarios del Hospital Torrecárdenas de la capital almeriense. Ana Molina, especialista en Nutrición y Dietética, ha decidido manifestar a través de las redes sociales su disconformidad con lo que está ocurriendo en el centro sanitario. La profesional ha incidido a Diario de Almería en que "es contrario a los mensajes que los nutricionistas mandamos a la población para que no consuman productos como las galletas, las mermeladas, los fritos, las verduras congeladas... , y luego llegan a un hospital y justo les ponen lo que no deben de comer". Tal y como ha indicado Ana Molina, en todos los centros hospitalarios hay unidades de nutrición, pero el problema es que en ellas no siempre trabajan profesionales especializados. Y prueba de ello es que por ejemplo "en algunas dietas se supera la cantidad de azúcar diaria recomendada". "Si es cuestión de presupuesto se pueden buscar algunas alternativas que se ajustan al actual o incluso lo abaratan". "Las meriendas de galletas y leche se podrían cambiar por un plátano y nueces, simplemente, y el pescado frito si en realidad es fresco se podría cocinar a la plancha en vez de frito". Según ha señalado la nutricionista almeriense, "es complicado que se elaboren menús personalizados para todos los pacientes, pero si es cierto que hay casos en los que sería necesario hacerlo porque hay que adaptar el menú a determinadas patologías y a determinados fármacos". Ana Molina ha insistido en la necesidad de que los menús hospitalarios sean supervisados por especialistas en nutrición y dietética por la salud de los pacientes hospitalizados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios