Estudian la carga en el Cabo de Gata de la oferta de kayak

  • Los negocios de turismo activo se han multiplicado por cuatro y preocupa la capacidad del parque

Una de las actividades de kayak en el parque natural de Prodesur. Una de las actividades de kayak en el parque natural de Prodesur.

Una de las actividades de kayak en el parque natural de Prodesur. / rafael gonzález

La Junta va a solicitar próximamente un estudio que analice la capacidad de carga óptima de artefactos flotantes que pueden discurrir en aguas del parque natural de Cabo de Gata-Níjar mediante el cual se conocerá, entre otros aspectos, cuántas empresas de servicio de kayak y actividades afines pueden operar en este espacio que actualmente se regula mediante el establecimiento de zonas concretas para efectuar salidas al mar. Según ha explicado en una entrevista a Europa Press la directora-conservadora del Parque Natural, Lucía Tejero, el estudio requerirá una valoración ambiental sobre el litoral del parque sobre los tres municipios costeros que lo componen, si bien el grueso de esta actividad de ocio se centra en Níjar donde, a través de su plan de playas, ya se estableció una regulación que fue abordada con la asociación de empresas de kayak de Almería (Aekal). "Estamos en un destino de kayak y la actividad de kayak bien hecha y ordenada no afecta a la conservación del Parque, al revés, es un desarrollo local y es lo que tenemos que ver con las empresas. Hay que poner un orden, una limitación y es lo que se hizo", valora la directora.

Lucía Tejero apunta que durante los primeros meses de trabajo se abogó por implementar una regulación "bastante dura y estricta" puesto que "había kayaks en todos los sitios" y era uno de los asuntos "problemáticos" para el espacio natural. Así, tras diversas reuniones con el sector se estableció el uso de 15 kayaks por parte de las 15 empresa que actualmente se encuentra acreditadas e identificadas con distintivos al tiempo que se establecieron zonas específicas para su salida en ruta. Mediante este mecanismo, los organizadores externos que contrataban excursiones "con 50 personas" en kayak por Cabo de Gata ahora tienen que acudir a varias empresas y respetar un orden en la realización de los recorridos. "Eso es un gran avance, porque ahora llaman y preguntan qué se puede hacer", asegura la responsable del parque, quien ha dado cuenta del crecimiento de empresas en la zona puesto que, "en los últimos cinco años se han multiplicado por cuatro las empresas de turismo activo" hasta las 57 entidades. Señala que esta regulación ha permitido establecer un mayor control sobre las quedadas entre particulares que se hacen especialmente en verano a través de Internet y que en periodo del 16 de junio al 15 de septiembre están limitadas a cinco artefactos flotantes en grupo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios