Manifiesto para que el tren no 'muera'

  • El ferrocarril está abocado a su desaparición si no se actúa ya, de ahí parte el documento que firman 27 colectivos y del que parte una nueva etapa de movilizaciones

Comentarios 0

Almería ya no sabe como pedir ayuda para sus ferrocarriles. Ello ha llevado a la sociedad a implicar a todos los agentes posibles para que, de una vez, las promesas se conviertan en hechos y no en más promesas. Es por ello que un total de 27 instituciones y asociaciones, (con la suma ayer de Asempal y la Cámara de Comercio) han hecho un frente común, constituyendo la Mesa en Defensa del Ferrocarril, y elaborando un manifiesto en el que se suplica ayuda y se exponen de forma clara los motivos, y es que Almería está perdiendo competitividad ya, desde el momento en que se produce un agravio comparativo en cuanto a inversión y tiempo de ejecución de las obras relacionadas con este medio de transporte de mercancías y personas.

El documento se presentará el próximo lunes a los partidos políticos con representación nacional y regional dentro de la próxima reunión establecida por esta mesa. "El lunes vamos a solicitar de todos los partidos políticos qué planteamientos tienen en materia presupuestaria en cuanto a infraestructuras de ferrocarril en la provincia", explica José Carlos Tejada, secretario de Acción Sindical de CCOO Almería.

El documento explica cómo el servicio ferroviario en Almería ha sufrido en lo que llevamos de siglo un "notable deterioro" que se puede ejemplificar en una disminución importante de la cantidad y la calidad de los trenes de la provincia. Es por ello que, según el manifiesto, "Almería hoy dispone de menos servicios y los que quedan son más lentos que hace quince años". Y lo que es más cruel incluso: "resulta paradójico pensar que a finales del siglo XX, teníamos mejores servicios que en el siglo XXI. Esto supone, en el contexto nacional, una tendencia opuesta a las continuas mejoras que se producen en otras zonas".

Los agentes implicados creen que esta dinámica regresiva almeriense resulta doblemente alarmante, ya que, si no se toman medidas, el ferrocarril estará condenado a su desaparición en la provincia de Almería por su falta de utilidad. Los defensores de la causa admiten que de otra parte la escasa disponibilidad supone un agravio importante para la economía almeriense, limitada a las comunicaciones por carretera. Diversos estudio señalan que un buen servicio ferroviario, tendría un impacto en positivo para nuestra provincia, en torno a un 7% del PIB.

Los firmantes tienen claro que si no se produce una mejora en el corto plazo, Almería está condenada a una "pérdida progresiva e inevitable de competitividad con respecto a otros territorios españoles", argumentando que no se trata ya de lo que se puede o no ganar con un mejor servicio ferroviario, sino lo que se puede perder en materia de pérdida del PIB, crecimiento económico y empleo, con una repercusión directa entre otros, hacía los sectores de la agroindustria, el turismo y el mármol.

Ante esto, entienden y creen necesaria la obligación del servicio público ferroviario tiene que ir acompañada de un Plan de actuaciones urgentes y de las necesarias inversiones presupuestarías para realizarlas. Además, la Mesa en Defensa del Ferrocarril avisa de que tiene como misión impulsar todas aquellas actuaciones y movilizaciones que se consideren necesarias, para buscar vías de solución a los problemas que padece el ferrocarril almeriense.

Entre los 18 puntos de los que consta el manifiesto destacan la construcción de un cambiador de ancho de vía en Granada, que permita que nuestros trenes utilicen vías de AVE a partir de esa ciudad, con el consiguiente aumento de destinos para Almería; la mejora de la electrificación entre Almería y Huéneja y la electrificación del resto de línea con Granada; la conexión del ferrocarril con el puerto; o la finalización de la línea AVE en los próximos cinco años entre Almería y Murcia.

El último tramo de tren inaugurado en la provincia de Almería fue hace 117 años, en marzo de 1899. Ahí culminaron las inauguraciones y puestas en funcionamiento. Todo lo contrario, en 1985 se cerró la línea Almendricos-Guadix, que constaba de un total de 161 kilómetros, o lo que suponía casi la mitad de la red de la provincia. Según un estudio elaborado por la Asociación de los Amigos del Ferrocarril, la velocidad media de los trenes que conectan con Almería es de 82,8 kilómetros por hora. Desde 1952 se ha avanzado en torno a un kilómetro por hora al año. Es la segunda por la cola solo por delante de Badajoz. En la década de los 50', en la provincia de Almería ya había trenes que alcanzaban la velocidad que registran en la actualidad. Pocos cambios ha habido desde entonces. En realidad, escasas transformaciones ha habido desde que el tren llegó a la provincia. Y es que no se ha añadido ni un solo metro de vía férrea desde comienzo del siglo XX, en todo caso, lo que ha sucedido en este sentido ha sido retroceso, con la eliminación de algunas conexiones o la redirección mediante transbordos desde otras provincias. Los de la provincia vecina, Granada, manejan una velocidad media de 85 kilómetros a la hora.

El tren que conecta a Almería con Sevilla es uno de los más deficitarios de Andalucía según un informe elaborado por el Ministerio de Fomento a finales de 2012, con pérdidas que superan los 5,5 millones al año. Cuenta con 246 plazas por kilómetro disponibles, pero solo se ocupan una media de 99, obteniendo unos ingresos de 6,9 millones de euros.

más noticias de ALMERIA Ir a la sección Almeria »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios