Médicos y orientadores educan a los jóvenes ante las drogas y el alcohol

  • Los profesionales del programa Forma-Joven también advierten de los trastornos alimenticios y analizan el incremento de la violencia de género en esta población

Educar a los más jóvenes para que adopten medidas de precaución en la práctica sexual, promover una conducta equilibrada entre el sexo masculino y el femenino, advertir sobre las consecuencias del alcohol, contribuir al descenso de los accidentes de tráfico o detectar y encauzar los trastornos alimenticios como la anorexia o la bulimia, son los objetivos principales que persigue el programa Forma-Joven.

Se trata de una iniciativa en la que participan las Delegaciones de Salud, Educación, Igualdad y Bienestar Social, además del Instituto Andaluz de la Mujer y el Instituto Andaluz de la Juventud. Todas estas instituciones se dieron cita ayer para realizar un seguimiento y evaluación del programa que viene funcionando desde el año 2002.

Para el delegado de Salud, Manuel Lucas, Forma-Joven es una estrategia de actuación intersectorial ante los problemas de salud en adolescentes y jóvenes. Consiste en acercar a los espacios frecuentados por este grupo de población, asesorías de información y formación de manera individual y grupal atendida por un equipo de profesionales.

Precisamente a este grupo integrado por sanitarios y orientadores es a los que se ha dirigido la jornada de evaluación, que ha tenido como fin analizar la metodología de trabajo que hasta el momento se ha seguido, así como los obstáculos y los recursos disponibles para ampliarlos si fuera necesario. Entre ellos la importancia del trabajo en red o en grupo de los jóvenes de la provincia. Forma Joven está destinado a la población comprendida entre los 13 y los 18 años. En su mayoría reciben la formación en los Institutos de Enseñanza Secundaria (IES) y de Bachillerato. Esta se realiza en un espacio habilitado donde se potencian conductas favorables para la salud, así como para atender las dudas, interrogantes y demandas de jóvenes y adolescentes.

En la actualidad, atendiendo al Plan de Atención a los Problemas de Salud de los Jóvenes en Andalucía, se actúa fundamentalmente en tres áreas relacionadas entre sí. Área afectivo-sexual, en la que se tratan las relaciones satisfactorias, la prevención de riesgos como el Sida, enfermedades de transmisión sexual o embarazos no deseados, además de tratar de eliminar los comportamientos de tipo sexistas.

Otra de las áreas de trabajo es la dedicada a adicciones, en la que se trabaja contra el alcohol, tabaco, y otras adicciones, así como en la prevención de los accidentes de tráfico. Una tercera trabaja los problemas de salud mental y calidad de vida, donde se incluyen los problemas de autoestima, trastornos alimentarios y violencia entre iguales.

La iniciativa para inscribirse al programa Forma-Joven puede partir de cualquier institución, organismo o asociación interesada en trabajar con jóvenes para que desarrollen capacidades y respuestas saludables.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios