El PSOE pide un acuerdo global del agua y el PP no lo acepta

  • La propuesta de resolución pide aumentar los recursos en 1.000 hectómetros cúbicos y 2.000 millones de euros en infraestructuras, buena parte en Almería

El PSOE estableció ayer sus objetivos prioritarios en materia hídrica para los próximos años, con una propuesta de resolución en la que se instaba al Gobierno de la Junta de Andalucía a "aumentar los recursos hídricos disponibles en mil hectómetros cúbicos" y a promover una inversión superior a los 2.000 millones de euros en la mejora de "infraestructuras de abastecimiento y depuración de los municipios andaluces hasta alcanzar los 2.000 millones de euros".

Fue la principal conclusión del debate general sobre la política de agua que puso en evidencia las notables diferencias que existen entre los dos principales partidos, sobre todo en el aumento de la capacidad hídrica de la comunidad autónoma y en la visión que ambas formaciones tienen de la necesidad de los trasvases, algo queque impide el consenso necesario para que la política hídrica desemboque en el "gran" Pacto Social por el Agua que propugnaron los socialistas y al que IU se mostró receptiva.

El principal obstáculo de la discusión no fueron tanto las infraestructuras, la mejora de la calidad del agua, la mejora y ahorro en los regadíos, en los que sí quisieron centrarse PSOE e IU. El PP bloqueó el debate esgrimiendo el lema de su campaña 'Agua para todos' para hablar del trasvase del Ebro a Barcelona y su ampliación a Andalucía, la Comunidad Valenciana y la Región de Murcia. Una propuesta de resolución que cayó en saco roto, por la negativa de PSOE e IU, pero que sí sirvió a la portavoz del PP, Esperanza Oña, como hilo argumental para restar credibilidad al Gobierno andaluz y al presidente, Manuel Chaves.

Empezó acusándoles de "incoherencia" y "contradicción" por haber dicho sí a ese trasvase hace doce años, para seguir reprochándoles un comportamiento "partidista", rayano en la "traición" a Andalucía para relegarla a una "segunda categoría", y concluir que "se prostituyen políticamente al mejor postor".

La disertación de Oña provocó la dura respuesta de la consejera de Medio Ambiente, Cinta Castillo, que le recriminó su discurso "chabacano" y "patético" basado en el "insulto a Chaves, el Gobierno y todos los socialistas" par no "entrar en profundidad" a debatir sobre las necesidades y soluciones a la situación hídrica de la comunidad.

Lo que sí aprobó el pleno ha aprobado la propuesta socialista de instar al Gobierno andaluz a aumentar los recursos hídricos disponibles en 1.000 hectómetros cúbicos con el compromiso de terminar los ocho embalses en construcción, así como las cinco nuevas desalinizadoras previstas en el litoral mediterráneo, que se sumarían a las seis que están en funcionamiento.

También salió adelante la iniciativa del Partido Socialista de destinar 2.000 millones de euros a la mejora de infraestructuras de abastecimiento y la depuración de aguas de los municipios mediante conciertos con las administraciones locales, así como completar el traspaso efectivo de las aguas de la cuenca del Guadalquivir, previsto para principios de julio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios